Deportes

Quién es Marton Fucsovics, el Ironman del tenis que quiere arruinarle el año a Djokovic

Cuando saltó a la cancha este lunes para buscar el pase a los cuartos de final de Wimbledon, Marton Fucsovics tenía una motivación especial: vengarse de las tres derrotas que había sufrido esta temporada en manos de su rival, Andrey Rublev. El ruso le había ganado en la final de Rotterdam, los cuartos de final de Dubai y la tercera ronda de Miami (además de beneficiarse de un walk over en los cuartos de Doha). Sobre el césped londinense, el húngaro por fin pudo cortar esa racha negativa ante el número siete del mundo, a quien venció por 6-3, 4-6, 4-6, 6-0 y 6-3 para meterse por primera vez en los cuartos de final de un Grand Slam y quedar ante uno de los desafíos más grandes de su carrera.

Porque su próximo rival será Novak Djokovic, número uno del mundo y quien busca en Londres su 20° título “grande” para igualar el récord de Federer y Nadal y dar un paso más hacia el inédito Golden Slam. El húngaro, de 29 años y 48° del ranking, sabe que no será fácil doblegar al serbio; aunque no la ve como una tarea imposible. Después de todo, es un jugador talentoso, con un tenis que se luce en este tipo de superficie y que ya sabe lo que es gritar campeón en este torneo (lo hizo en junior en 2010). Y es dueño, además, de un físico que es la envidia de todos en el circuito. No por nada lo apodan el “Ironman del tenis”.

Nacido en Nyiregyhaza, la séptima ciudad más grande de Rumania, el 8 de febrero de 1992, Fucsovics practicó de chico varios deportes, pero terminó decidiéndose por el tenis por una simple razón.

Fucsovics cortó una racha negativa ante Rublev, que le había ganado los tres partidos que jugaron en este 2021- Foto Adrian Dennis/AFP

Fucsovics cortó una racha negativa ante Rublev, que le había ganado los tres partidos que jugaron en este 2021- Foto Adrian Dennis/AFP

“Tenía mucho talento y ganaba muchos partidos, muchos torneos. Siempre era el mejor de mi edad en mi país, también en Europa. Y me gustaba mucho”, comentó en una entrevista el año pasado con el sitio de la ATP.

A los doce años decidió dedicarse exclusivamente al tenis y a los 15, dejó Hungría -un país con pocas canchas duras y pocos entrenadores- y se mudó a Alemania, donde dio un salto de calidad. En 2010, con 18 años, gritó campeón junior en Wimbledon y más tarde llegó a la cima del ranking mundial de esa categoría. Pero el salto al profesionalismo no fue tan fácil como esperaba.

“Cuando era chico, todo me salía fácil. Mi sueño era jugar con estrellas como Federer, Nadal y Djokovic. Esa victoria en Wimbledon fue solo un paso en la búsqueda de ese objetivo. Pero luego las cosas empezaron a ser cada vez más difíciles”, contó.

A pesar de que los resultados no llegaron tan rápido como él esperaba, no dejó de trabajar y en julio de 2017, a los 25 años, finalmente pudo romper la barrera y llegar por primera vez en el top 100. Ese primer ascenso fue efímero, solo duró una semana. Pero en octubre se metió otra vez en ese grupo y ya no lo abandonó más.

Dueño de un tenis agresivo, un gran drive y un saque potente, su principal fortaleza es, sin dudas, su físico. Con 1,88 de altura y 82 kilos, el húngaro es uno de los jugadores con mejor forma del circuito.

No nací con este cuerpo, lo construí con mucho trabajo“, aseguró. “Cuando era chico era muy delgado y mis entrenadores me dijeron que si quería ser exitoso en el tenis tenía que trabajar mi físico. Y yo realmente quería mejorar, así que a los 16 años comencé a entrenar duro en el gimnasio y a hacer muchos ejercicios de biceps”.

Fucsovics es uno de los jugadores con mejor forma del cirucito. Lo llaman el Ironman del tenis. Foto Adrian Dennis/AFP

Fucsovics es uno de los jugadores con mejor forma del cirucito. Lo llaman el Ironman del tenis. Foto Adrian Dennis/AFP

Tanto esfuerzo dio resultado y en las últimas tres temporadas se afianzó en la elite. En 2018 ganó su primer y único título en Ginebra. En 2019 llegó a la final de Sofía y alcanzó el 31° escalón del ranking, su mejor ubicación histórica.

El año pasado se dio el gusto de sumar su primera victoria ante un top 10 al derrotar a Daniil Medvedev, 5 del mundo, en el debut de Roland Garros. Y en este 2021, fue finalista en Rotterdam y en Londres ya firmó su mejor actuación histórica en un Grand Slam y se transformó en el primer jugador 

Y ahora irá por el batacazo ante Djokovic.

“No hay estrategia posible cuando te enfrentas a estos tipos, solo confiar en tener un gran día y disfrutar en la cancha. Voy a luchar por cada punto y me gusta mucho enfrentarme a él, la verdad”, contó tras meterse en cuartos. “Creo que tenemos estilos similares, nos movemos bien de fondo de pista, somos agresivos, nos gustan los largos intercambios. Considero que su tenis puede sacar lo mejor de mí mismo”.

Mirá también

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba