Internacionales

¿Por qué fracasa el “turismo de vacunas” contra el coronavirus?

Fatiga pandémica al alza y un ritmo de vacunación lento forman la combinación ideal para la aparición de un nuevo nicho de mercado, el turismo de inmunización.

Diferentes países y agencias intentaron convertir la impaciencia por la vacuna contra el coronavirus en un negocio, y en el mundo miles de ciudadanos han viajado para poder aplicarse la inyección, sobre todo cuando aparecieron las primeras soluciones y en un marco de desorganización en las estrategias de vacunación.

Pero el mercado no prosperó. Y a medida que se acrecienta la disponibilidad de viales, tiende a la desaparición.

“Creemos que hay países que han hecho tentativas para ­fomentar el turismo inmu­nológico, como los Emiratos Árabes, Qatar, Marruecos y ­también Israel”, explica Martí Sarrate, presidente de la Asociación Catalana de Agencias de Viajes Especializados.

Se trata de iniciativas que no han sido publicitadas, precisa, y se ­mueven entre bambalinas.

Un centro de convenciones convertido en sitio de vacunación contra el Covid en Washington, Estados Unidos. Foto: EFE

Un centro de convenciones convertido en sitio de vacunación contra el Covid en Washington, Estados Unidos. Foto: EFE

También Cuba ha intentado participar en un pastel que se derrite a medida que aumenta la población vacunada. “Los turistas tendrán la opción, si quieren, de vacunarse en Cuba”, afirmó en enero el director del Instituto Finlay de Vacunas del país, Vicente Vérez, respecto a las perspectivas de puesta en el mercado del suero Soberana 2.

Un mercado poco fértil

No consta que ninguna agencia de viajes española haya ofrecido paquetes turísticos con vacunación incluida. Apenas existe mercado.

“Siempre puede haber gente, pero creo que con la aceleración del ritmo de vacunación que se está anunciando los posibles clientes no se arriesgarían a irse a otro país. Podría haber algún potencial cliente, pero no muchos”, explica Sarrate.

Además, entra en escena el debate ético, y no parece nada edificante que un país se dedique a cobrar por vacunas mientras su población está pendiente de inmunización.

Cuando se inició el proceso de vacunación en los primeros países, muchos pensaron en viajar para darse la inyección. Foto: EFE

Cuando se inició el proceso de vacunación en los primeros países, muchos pensaron en viajar para darse la inyección. Foto: EFE

Lo que no descartan los especialistas es que un grupo reducido de españoles haya viajado por su cuenta y riesgo a alguno de los países que proporcionan vacunas bajo mano.

Recuerda Sarrate, en este sentido, el caso de las hermanas del Rey Felipe VI, que a comienzos de marzo recibieron la vacuna Sinopharm china cuando se desplazaron a Abu Dhabi para visitar a su padre. “Se nos ofreció y accedimos”, argumentaron.

Esta conducta es un arma de doble filo, en el sentido de que no es probable que el documento de inmunización que ha previsto implantar la Unión Europea para facilitar la movilidad sea proporcionado a las personas vacunadas con productos no autorizados por la Agencia Europea de Medicamentos.

Y los inmunógenos chinos, rusos, indios o cubanos no figuran entre ellos. De manera que, en este sentido, no habrá merecido la pena saltarse la cola.

Lujo y vacunas

A quien se le va cerrando esta ventana de negocio es a la agencia británica para millonarios Knightsbridge Circle, que ofrece vuelos en primera clase, vacunación y estancias de lujo durante el tiempo necesario para recibir las dos dosis en diferentes países árabes e India por unos 45.000 euros.

En principio, la propuesta es para mayores de 65 años, pero en realidad no ha puesto ningún inconveniente a clientes mayores de 18, según comprobó La Vanguardia.

El proceso de vacunación en el Reino Unido avanza de forma mucho más satisfactoria que el de los países de la UE y el turismo de inmunización parece haber pasado a ser cosa del pasado.

Por Antoni López Tovar, desde Barcelona

CB​


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba