Política

mayor presencialidad dependerá de mejoría sanitaria

Si Uruguay fue en 2020 de los primeros países en retomar las clases presenciales clases luego de la retracción inicial ante el estallido de la pandemia de coronavirus, el 2021 tiene a la educación como uno de los sectores más castigados. El pico de la epidemia de coronavirus ya postergó el cronograma de retorno a las aulas de más de la mitad de los niños y adolescentes. Y en el gobierno, que esperaban que para estas fechas el avance de la vacunación hubiera permitido incluso acelerar el regreso de los alumnos a los centros educativos, ahora aguardan por alguna señal alentadora esta semana que permita definir algún paso hacia adelante a partir del 7 de junio.

Luego de que El Observador informara la semana pasada que el gobierno había dilatado el regreso paulatino a la presencialidad, el presidente de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Robert Silva, dijo a El País que a mediados de esta semana se evaluará la posibilidad de retomar el cronograma a partir del lunes 7 de junio, “si la situación sanitaria lo permite”.

Las autoridades saben, sin embargo, que el contexto es complicado. Pese a que aproximadamente un cuarto de la población ya pasó los 14 días desde la segunda dosis de la vacuna contra el covid-19, los casos han venido en aumento en las últimas semanas, y registraron incluso rebotes en los promedios de ingresos a CTI y fallecidos por la enfermedad. 

Antes de habilitar nuevos pasos hacia la presencialidad, en el gobierno esperan encontrar algún signo de mejoría en la tendencia de la epidemia.  

Hasta ahora han retornado a las aulas los alumnos de escuelas rurales y educación inicial de todo el país; el regreso abarcó también a los escolares de primer, segundo y tercer grado, salvo en Montevideo, Canelones y Salto, donde el regreso de la presencialidad estuvo acotado a esos niveles pero solo en los contextos más críticos (escuela del programa Aprender y de tiempo completo y extendido). 

Menos de la mitad de los alumnos en la órbita de la ANEP han retornado a la presencialidad

El cronograma tentativo que había trazado ANEP inicialmente iba hasta el 27 de junio. Hasta esta semana, la aspiración de los jerarcas era poder habilitar, a partir del lunes 31 de mayo, la vuelta a clases de los escolares de los tres primeros años en Montevideo y Canelones, y avanzar también en el retorno de cuarto, quinto y sexto grado de Primaria tanto en el interior del país como en las escuelas de contextos vulnerables en el área metropolitana. Ambas definiciones, sin embargo, quedaron en suspenso a raíz de la situación sanitaria.

El coordinador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Rafael Radi, dijo al semanario Búsqueda hoy el tema de la presencialidad “es complejo” debido a la “alta circulación viral”, tal como lo habían planteado a fines de marzo, cuando se suspendió la concurrencia a las aulas.

Sin embargo, Radi dijo que “considerando que hay otras actividades que están abiertas, resulta contraintuitivo ver a las escuelas cerradas”. “Sin dudas los impactos de la no presencialidad son muy complejos. Hay impactos en el área de la salud mental, física, de la socialización, de la violencia doméstica. Hoy habría que reivindicar la escuela como un lugar seguro en términos generales y pedirle a toda la comunidad educativa los máximos cuidados. Las escuelas no son promotoras de infección, las escuelas más bien son reporteros de lo que está pasando en la comunidad. Es muy incómodo ver otros sectores de actividad abiertos y las escuelas vacías“, afirmó el científico.

Mientras que en el gobierno nacional esperan definir cuanto antes una mayor presencialidad, la alta incidencia de casos en algunos departamentos ha llevado incluso a considerar retrocesos puntuales. En Paysandú, por ejemplo, el intendente Nicolás Olivera pidió la suspensión inmediata de la presencialidad en las escuelas luego de que se detectaran casos positivos de coronavirus en unos 50 centros educativos.

Según dijo Olivera el jueves en radio Carve, la ANEP instruyó a Primaria a cerrar de forma preventiva los centros educativos más comprometidos por los contagios. Esa misma instrucción se amplió al departamento de Flores y la ciudad de Carmelo (Colonia), según informó El País.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba