Espectáculos

lo que contestó el final y las preguntas que dejó abiertas para la tercera temporada

*Alerta spoiler: esta nota contiene información sobre el final de la segunda temporada de Luis Miguel, la serie.

La primera temporada de Luis Miguel: la serie, estrenada en 2018 en Netflix, fue un éxito. El cantante volvió a sonar en las radios y discotecas latinoamericanas, al tiempo que la vida del “Sol de México” develó complicaciones y claroscuros que muchos seguidores del artista ni siquiera imaginaban.

En el comienzo de la serie biográfica se mostró la infancia y juventud de Luis Miguel. Un niño creciendo bajo la influencia de un padre, Luis Rey, obstinado y comprometido en transformarlo la estrella que él no llegó a ser, para finalmente beneficiarse de su trabajo. Un niño con una infancia atípica, que se transforma en un joven rodeado de excesos. Pero el conflicto más sorprendente y contundente de la trama es la desaparición de su madre, Marcela Basteri.

De hecho la primera temporada no resuelve el conflicto. Al contrario: lo deja en suspenso cuando el padre le niega al cantante hasta el último momento de su vida dónde está su madre o qué sucedió con ella. Y esto es así hasta que su manager le devuelve algo de esperanza con la vinculación del Mossad, el servicio de inteligencia israelí, en la búsqueda de Marcela. Entonces, ¿qué pasó con la madre de Luis Miguel? La segunda temporada prometía responder a esa pregunta. 

Y lo hizo, sin rodeos, en dos episodios. En el segundo capitulo, titulado Noche de paz, Luis Miguel decide dejar la investigación en torno a la desaparición de su madre, luego de que Tito (su tío) en medio de una discusión vinculara a Luis Rey con el asesinato de Marcela. “Nada de lo que encuentres te va a satisfacer. Supongamos que se descubre que fue Luis. ¿Vas a decir que tu padre es un asesino? No se puede. ¿Cuál es la verdad? Tito dice que fue tu papá, pero tal vez sí fue Tito o alguien más. Nunca hay punto final y lo único cierto es que tu mamá se fue”, le dice su manager Hugo López, quien le aconseja dar por terminada la investigación con el Mossad.

En este momento la serie da un vuelco y mientras una de las mujeres de su vida desaparece de la trama, otra abre una nueva línea en la narración, el conflicto pasa a enfocarse ahora en la polémica relación son su primera hija: Michelle Salas. La segunda temporada sigue, entonces, las idas y venidas, los acercamientos y los conflictos, entre Luis Miguel y Michelle, a quien no reconoció como su hija durante varios años.

En esta segunda parte el artista dejó atrás su época de niño estrella y promesa musical: ya no es el mismo “Micky” de la primera temporada. Pero sigue buscando con dificultad el equilibrio entre su vida personal y profesional. Ya en el comienzo de la segunda temporada se muestra el accidente le provocó tinnitus, una enfermedad que lo mantuvo apartado de los escenarios durante un buen tiempo.

Al igual que en la primera temporada, la historia se cuenta en dos líneas de tiempo a la vez; lo que permite a los creadores tomar algunas licencias creativas en torno al personaje. Si hay algo que el público esperaba de esta segunda entrega era que se blanquearan los amoríos del artista, que en la década de los 90 se vio rodeado de rumores mientras intentaba mantener su vida privada fuera del ojo público. Si bien la serie lo retrata como un hombre de muchas mujeres, no responde completamente a todas las preguntas.

Su ex esposa, Aracely Arámbula, no permitió que ningún personaje hiciera referencia a su vida ni a la de los hijos que tiene con el cantante. Es por eso que en esta temporada no hay ni rastro de la actriz y cantante mexicana o de cuando vivían juntos. Pero hay nombres como el de la norteamericana Mariah Carey, con quien salió durante tres años, que todavía podría aparecer en la próxima temporada.

El último episodio de la serie sacó a la luz más detalles sobre la vida personal del Sol de México y preparó el camino para la tercera temporada.

Una de las incógnitas en torno a la vida del cantante es el destino de su hermano menor, Sergio, que intentaba seguir los pasos de su hermano y triunfar en la escena musical. En la temporada que pasó, Luis Miguel finalmente da por terminada la disputa con su abuela paterna por la custodia de Sergio, de 10 años, y lo envía a estudiar a Estados Unidos, luego de que se conociera que es su hermano y la prensa lo comenzara a seguir. 

Además cerró definitivamente la relación entre Luis Miguel y Erika, al tiempo que presentó el amorío mantuvieron Michelle y Mauricio Ambrosi a sus espaldas. ¿Cómo continuará la relación entre la hija y el manager de Luis Miguel? ¿Será un punto de quiebre en la relación inestable entre padre e hija? Lo deberá profundizar la serie en los próximos episodios. En ese sentido, Netflix anunció este domingo que habrá una tercera y última temporada.

Después de tres años llegó la segunda parte, esta vez con la modalidad de un episodio por domingo. La producción siempre logró colarse entre los 10 más vistos de la plataforma cada semana y por esto, el cantante rompió un nuevo récord: se convirtió en el primer artista mexicano en superar las 5 mil millones de escuchas en Spotify.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba