Economía

la queja de los transportistas de carga con sus competidores argentinos

[ad_1]

Las empresas de transporte internacional de carga afirman que están perdiendo parte del mercado ante compañías competidoras argentinas que realizan fletes en Uruguay. Indican que cobran los viajes en dólares y en efectivo y después se ven favorecidas por el tipo de cambio que reciben en el mercado paralelo. Señalan que la brecha cambiaria les permite bajar los costos de los fletes y ofrecer precios más convenientes.

La Cámara de Autotransporte Terrestre Internacional (Catidu) se presentó este miércoles ante la Comisión de Transporte del Senado y realizó una descripción del actual escenario del mercado regional.

Gastón Landa, uno de los representantes de la gremial, expuso ante los legisladores quelas empresas locales enfrentan un fuerte problema de competencia con las argentinas que surge por la diferencia cambiaria. “Ellos están viniendo a Uruguay, cobran sus fletes en efectivo, se llevan esos dólares vivos y en el mercado paralelo le hacen el triple (al cambiarlo a pesos argentinos). ¿Qué les permite eso? Bajar el costo de los fletes y quedarse con el mercado”, relató, según la versión taquigráfica de la sesión. La referencia del empresario es respecto a la diferencia cambiaria que hay en Argentina entre la cotización oficial de la divisa con el dólar blue. Este jueves, el dólar paralelo operó a 291 pesos argentinos con una brecha a favor de 120% respecto al oficial mayorista.

Landa expuso que el mercado de fletes estaba repartido en partes iguales entre empresas de ambos países y actualmente entre el 80% y 90% de los viajas son realizados por compañías de la vecina orilla. “Ya no se les puede competir”, lamentó.

Camiones de carga

Diego Martínez, también en representación de Catidu, indicó hay diferencias en todo tipo de costos. Ejemplificó que las remuneraciones de los camioneros uruguayos están un 35% por encima de los salarios de la región. Landa añadió que el sueldo promedio de un chofer en Argentina es de alrededor de US$ 1.000. En cambio, el uruguayo percibe US$ 2.500, si cobra lo que establece el laudo. Algo similar sucede con las patentes de los camiones. En Brasil tiene un valor anual aproximado de US$ 150. En Argentina oscila en US$ 250, mientras que en Uruguay el valor anual es de alrededor de US$ 2.000.

Volviendo a la diferencia por el tipo de cambio, Juan Carlos Patrón comentó que la gremial ya ha sugerido al gobierno una medida de inmediata aplicación. “La idea es obligarlos a que la divisa sea enviada por sistemas bancarios a Argentina, para que nosotros no financiemos la diferencia de cambio. Es la obligación de las transferencias al país de origen para las empresas extranjeras. Lo único que estaríamos haciendo es tomar una medida espejo a la que ese país tiene con nosotros”, dijo.

Landa comentó que “cuando Argentina y Brasil están bien, no se acuerda de que existe Uruguay”. La razón es que las distancias internas que deben recorrer los camiones son mucho más atractivas para las empresas que venir a Uruguay. “Pero qué pasa ahora, como sucede hoy con Argentina. Ellos tienen el atractivo de venir a buscar los dólares y en esa venida nos llevan el trabajo”, mencionó. “Encontré una revista donde le hacen una entrevista un chofer argentino que hace su primer viaje, y lo dice bien clarito: `Hoy el motivo de venir a Uruguay es venir a buscar los dólares´. Es clarito. Hace dos años que venimos planteando la medida y cada vez estamos más enterrados”, afirmó.  

 En otra parte de la exposición, Patrón planteó que los reclamos de las empresas de transporte internacional uruguayas se vienen efectuando desde hace décadas. “No es de ahora que el transporte se queja y llama la atención a las autoridades en cuanto a que año a año viene perdiendo porcentaje del mercado”, sostuvo.

Martín Paleo, otro de los integrantes de la delegación, indicó que otro planteo que se realizó fue sobre las grandes empresas que reciben exoneraciones tributarias por las inversiones que llevan adelante. Expresó que muchas de esas empresas contratan la totalidad del transporte internacional con empresas extranjeras. ”Lo único que deja acá la empresa extranjera es un peaje y una cena, con suerte. No deja más que eso”, concluyó.

 



[ad_2]
Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba