Deportes

la historia del nuevo niño mimado de la NFL

La NFL se juega entre septiembre y la primera semana de febrero, cuando se disputa el Super Bowl, esa gran final que por un día combina deporte y espectáculo atrapando la atención del mundo. El resto del año, los amantes del futbol americano, el deporte más popular de los Estados Unidos, tienen pocas fechas marcadas en el almanaque, y una es el Draft, cuando las franquicias eligen a las promesas salidas del futbol universitario.

Este año, la expectativa por saber quién encabezaría esa lista era apenas un trámite: desde hace rato se sabía que Trevor Lawrence era el premio máximo. Y los Jacksonville Jaguars, el peor equipo de la temporada pasada, pasaron por ventanilla y cobraron lo que era suyo. La NFL tiene eso, el peor se lleva al mejor, y rige un tope salarial por equipo, lo que hace que la liga sea tan pareja y los proyectos se deban sostener a largo plazo.

Trevor Lawrence posa con su nueva camiseta de los Jaguars y mantiene el número que tenía en Clemson. Foto: Logan Bowles/NFL via AP.

Trevor Lawrence posa con su nueva camiseta de los Jaguars y mantiene el número que tenía en Clemson. Foto: Logan Bowles/NFL via AP.

Lawrence, de 21 años, 2 metros de altura y 100 kilos de peso, es oriundo de Knoxville, en el estado sureño de Tennesse. La nueva joya del futbol americano está llamado a ser una de las próximas figuras de la liga, que desde hace un tiempo comenzó a darle mayor protagonismo a los mariscales de campo. Sí, como en las películas, el muchacho que toma la pelota y se convierte en héroe haciendo el pase que le da la victoria a su equipo.

Trevor llega a la NFL luego de cosechar numeros extraordinarios con los Tigers de Clemson, universidad con la que se consagró campeón nacional. En tres años ganó 34 partidos y perdió solo 2, aunque ambas derrotas fueron en finales. Pero Trevor se destacó por los porcentajes de sus pases, su capacidad atlética para lanzar el balón a corta y larga distancia, manejar el reloj, correr y chocar.

Trevor Lawrence, campeón con los Tigers de Clemson.

Trevor Lawrence, campeón con los Tigers de Clemson.

El año pasado se contagió de coronavirus, tardó unas cuantas semanas en recuperarse y eso hizo que en su última temporada como universitario cediera algo de protagonismo a otras jóvenes figuras. Eso le impidió consagrarse con el Trofeo Heisman, un galardón que se entrega desde 1935 y destaca al mejor jugador de futbol universitario. Y aquí un guiño: solo 3 ganadores del Heisman terminaron llevándose un Superbowl. Por algo se habla también de “La maldición del Heisman”.

En esos tres años, Trevor ganó otro título muy valorable: es licenciado en administración de empresas y especializado en marketing. Antes de entrar por primera vez a una cancha de NFL ya lleva firmados contratos millonarios con marcas como Adidas y Gatorade, además de un acuerdo de bonos con la marca de criptomonedas Blockfolio, una empresa cuya casa matriz acordó ponerle su nombre al estadio de los Miami Heat de la NBA hasta 2040 a cambio de 135 millones de dólares.

Muy creyente y devoto cristiano, Trevor celebró este mes de abril su casamiento con Marissa Mowry, su novia desde los 15 años, quien en la universidad también jugaba al fútbol pero al nuestro, con tilde. La propuesta se la hizo hace un año en el estadio de Clemson, en una foto que resume su historia de amor.

Un romántico. Trevor Lawrence le propuso matrimonio a su novia en el estadio de Clemson.

Un romántico. Trevor Lawrence le propuso matrimonio a su novia en el estadio de Clemson.

Con motivo de la boda, los fanáticos de los Jaguars quisieron hacerle un regalo: “¿Qué le compramos, una tostadora?”, bromearon en Twitter. El chiste se viralizó e inició una campaña solidaria que recolectó 11 mil dólares. Agradecido por la movida, Trevor saludó a sus fanáticos y agregó otros 20 mil dólares al pozo.

Por su perfil, se lo consideró como una figura que podría representar al partido republicano e incluso se lo mencionó como cercano a Donald Trump cuando el empresario era presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, Trevor también participó de las manifestaciones de 2020 y se hizo oír cuando gran parte del futbol americano se declaró a favor del movimiento Black Lives Matter.

Cuando comience la temporada, Lawrence será titular de los Jaguars pero necesitará un par de años para adaptarse a la NFL y que su franquicia lo rodee del talento adecuado para pelear por un Super Bowl. Necesitará contención, paciencia e inteligencia, virtudes que le destacan por encima de su imponente estado físico.

La historia del deporte está llena de promesas que quedaron en la nada. Y, del lado opuesto, hay un caso icónico que confirma que realidad mata a expectativa: Tom Brady es el más ganador de la historia, con 6 anillos, y fue elegido en el Draft 2000 en el puesto 199.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba