Internacionales

el edificio se hundía 2 milímetros por año

Las posibles causas del trágico derrumbe de un edificio en pleno Miami Beach el jueves son por ahora un misterio. Pero comienzan a aparecer pistas que podrían aportar alguna respuesta.

La torre estaba en obras de remodelación y se había hundido ligeramente, al menos en la década de 1990, según un estudio conocido este viernes.

Antes de que se derrumbara, esa parte del complejo Champlain Towers estaba en proceso de renovación, en particular en la terraza, siguiendo las leyes del condado que lo exigen cada 40 años. Así lo informaron las autoridades locales el jueves por la mañana, aunque descartaron que esas obras pudieran haber causado el desastre.

​La atención se centró entonces en un estudio de 2020 que mostraba que el edificio sufrió un hundimiento “muy sutil” en la década de 1990, a un ritmo de unos 2 milímetros al año entre 1993 y 1999.

Sin embargo, uno de los autores de ese informe, Shimon Wdowinski, profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), dijo a la CNN que no sabía “si el colapso era predecible”.

Por sí mismo, el hundimiento no provocaría el colapso de un edificio“, explicó su universidad en un comunicado parafraseando al investigador.

Derrumbe Champlain Towers - Miami

“Pero en este caso, la señal (de hundimiento) está muy localizada en este edificio. Eso significa que no es necesariamente el edificio el que se ha hundido en el suelo. Podría ser que el edificio se hundiera sobre sí mismo, si hubiera daños estructurales en el edificio”, explicó el viernes en la CNN.

El hundimiento del terreno medido en Miami es mucho más lento que en otras partes del mundo también estudiadas por Wdowinski, como Ciudad de México, que se hunde 38,1 centímetros al año, casi 2.000 veces más rápido, según el comunicado de la institución.

“No le dimos demasiada importancia”, dijo Wdowinski a USA Today, afirmando que le parecía poco probable que los funcionarios de la ciudad conocieran el estudio antes del derrumbe.

Pero unos pocos milímetros, “cuando se suman a lo largo de muchos años, son una gran cifra”, dijo Matthys Levy, profesor de ingeniería de la Universidad de Columbia, citado por USA Today.

Las tareas de rescate seguían sin pausa este viernes en el edificio derrumbado en Miami. Foto: AP

Las tareas de rescate seguían sin pausa este viernes en el edificio derrumbado en Miami. Foto: AP

Y cuando una parte del edificio se derrumba, suele crearse una reacción en cadena, como en los atentados del 11 de septiembre, señala.

“No se detiene, es imparable. No hay ningún elemento (en la estructura) lo suficientemente fuerte como para contener el colapso”, dijo Levy, refiriéndose a un mecanismo de “cascada”.

Grietas en la pared

Los medios de comunicación estadounidenses también informaron que el propietario de una vivienda del edificio había presentado una denuncia en 2015, según la cual una pared exterior estaba afectada por grietas y daños causados por el agua.

Se espera que la investigación sobre las causas de la tragedia se prolongue en cualquier caso.

“En estos casos, los ingenieros de estructuras (…) miran los planos, cómo se construyó el edificio, toman muestras de acero, de cemento, buscan signos de corrosión”, dijo otro experto de la FIU, Atorod Azizinamini, especialista en infraestructuras.

Un proceso que “lleva tiempo” y que no se completará en unos “días” o “semanas”.

Fuente: AFP 

CB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba