Deportes

Chris Paul, en modo Jordan, les dio el primer triunfo a los Suns pese al regreso de Antetokounmpo


En su debut en unas Finales de la NBA a los 36 años, Chris Paul comandó con 32 puntos el amplio triunfo de los Phoenix Suns 118-105 este martes ante los Milwaukee Bucks, con el que tomaron una ventaja de 1-0 en la serie.

Los Bucks pudieron recuperar a su estrella Giannis Antetokounmpo (20 puntos), duda de último minuto por su lesion de rodilla, pero se vieron sobrepasados por el recital de las tres figuras de los Suns, Chris Paul (32 puntos y 9 asistencias), Devin Booker (27 y 6) y DeAndre Ayton (22 puntos y 19 rebotes).

Phoenix, que no competía en unas Finales desde 1993, tratará de obtener una segunda victoria en su cancha el jueves en su intento por conquistar su primer anillo de la NBA.

Chris Paul, uno de los mejores jugadores de la historia que no había jugado unas Finales, saltó a la cancha decidido a aprovechar el momento que llevaba esperando durante 16 temporadas. La experiencia y sangre fría del base fueron decisivas en el arranque de una eliminatoria en la que solo uno de sus participantes, Jae Crowder (Suns), había jugado antes un partido de Finales.

El exbase de los Clippers y los Rockets se convirtió en el tercer jugador de al menos 36 años en alcanzar los 30 puntos en un partido de las Finales, después de Kareem Abdul-Jabbar y Tim Duncan.

“Intenté ser agresivo y mis chicos se pusieron en marcha”, dijo Paul. Y agregó: “Es la confianza. Hemos jugado así toda la temporada. Solo tenemos que permanecer centrados”.

Hasta esta actuación del base, únicamente el legendario Michael Jordan (1991) había debutado en unas Finales con al menos 30 puntos y 9 asistencias.

“Es CP3, qué puedo decir. Es un tipo que cuando yo era pequeño lo veía sabiendo que iba a estar en el Salón de la Fama. Merece un anillo y ahora tengo la oportunidad de ayudarlo a conseguirlo“, dijo el alero titular de los Suns, Mikal Bridges (14 puntos).

Por Milwaukee, que tampoco peleaba por un campeonato desde 1974, el escolta Khris Middleton fue el máximo anotador con 29 puntos mientras Antetokounmpo firmó 20 puntos y 17 rebotes en 35 minutos de juego.

“Me sentí bien (…) El equipo médico me dio la autorización, creo que mi rodilla estuvo estable y no sentí dolor”, dijo el griego, señalando que sus trabajos de rehabilitación de su hiperextensión de la rodilla izquierda fueron “24 horas al día”.

“Cuando (la lesión) pasó, pensé que había terminado para un año (…) Solo estoy contento de que, dos partidos después, estoy de vuelta”, recalcó.

Antetokounmpo aseguró no haber revisado en imágenes el momento de su lesión, ocurrida en un intento de tapón a Clint Capela en el cuarto partido de la anterior serie ante los Atlanta Hawks.

Los Bucks aguardaron hasta media hora antes del juego para confirmar que Antetokounmpo estaba preparado para saltar a la cancha. “Hay que darle mérito por el trabajo que hizo para jugar el primer partido. Es realmente impresionante”, le reconoció su técnico, Mike Budenholzer.

El ala-pívot griego quiso demostrar que estaba listo para sus primeras Finales desde el ataque inicial de los Bucks, en el que intentó una volcada.

El dos veces MVP (Jugador Más Valioso) de la NBA desplegó su expansivo estilo de juego tanto en defensa, colocando un feroz tapón antes del descanso a Bridges, como corriendo el contragolpe y atacando el aro en cada oportunidad que tenía.

Al cierre del primer cuarto Antetokounmpo ya era el máximo anotador de los Bucks con 8 puntos en 8 minutos en cancha.

En estas Finales de estilos contrapuestos, los Bucks presentaron un quinteto de gran envergadura para aprovechar su superioridad en la pintura mientras los Suns intentan imponer su mayor ritmo de juego y su temible tiro exterior.

Al talentoso Devin Booker, líder de los Suns en sus primeros playoffs, no le temblaron las piernas en su estreno en las Finales y sumaba ya 16 puntos al descanso martillando con su tiro de media distancia.

La segunda mitad arrancó con un susto para Chris Paul, que se torció el tobillo izquierdo al caer sobre el pie de Brook Lopez tras anotar un triple.

El base pudo mantenerse en el juego para comandar un gran sprint de los Suns en el tercer cuarto hasta colocarse con una ventaja de 20 puntos (90-70).

Como hizo en el cierre de la serie ante los Clippers, Chris Paul entró en combustión en el tercer cuarto con 16 puntos.

La reputada defensa de Milwaukee no encontró respuesta para el repertorio del base, que causaba estragos en el mano a mano con su marcador o en el ‘pick and roll’ con el pívot DeAndre Ayton.

Antetokounmpo y Middleton encabezaron un último intento de los Bucks de meterse en el partido, hasta colocarse a siete puntos de distancia (101-94) pero Booker frenó en seco la racha con un espectacular triple.

Lejos de sus habituales prestaciones, Antetokounmpo se mantuvo en pista hasta el final del juego a pesar de que el trío de figuras de Phoenix no concedió ninguna oportunidad para la remontada.

Fuente: AFP


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba