Deportes

River tiene que atravesar un duro obstáculo para cruzarse otra vez con Boca

Estaba pesado el ambiente el 7 de marzo de 2019 en Tucumán. No solo por el clima, con un calor agobiante. También, por lo que había en juego. Se definía la Superliga y había una gran expectativa. River llegaba como líder y dependía de sí mismo para ser campeón. Detrás estaba Boca, que jugaba como local contra Gimnasia.

No había llegado bien el equipo de Núñez a esa definición de aquella noche de sábado en la que finalizaba el torneo local de la temporada 19/20. La semana anterior había dejado dos puntos en el camino contra Defensa y Justicia en el Monumental sin jugar bien. Y esa semana previa la transitó con un viaje a Quito por la Copa Libertadores con un equipo suplente que fue goleado 3-0 y que no contó con la presencia de Marcelo Gallardo porque tuvo una gripe muy fuerte que lo dejó varios días en cama.

El Muñeco se recuperó y estuvo en Tucumán. Pero a su equipo le faltó energía en el Jardín de la República para coronarse. El Monumental José Fierro ardía, repleto de gente. Atlético -dirigido por Ricardo Zielinski- hizo su trabajo. Le empató el partido (Javier Toledo abrió la cuenta e igualó Matías Suárez) y le impidió dar la vuelta olímpica (la dio Boca, tras ganarle 1-0 a Gimnasia). Encima, el asistente Gabriel Chade anuló mal un gol a Borré por una posición adelantada que no existió cuando el partido estaba 0 a 0 y Patricio Loustau, el áribtro principal, no le cobró dos penales en el segundo tiempo.

Trece meses después de aquella noche tucumana el equipo de Gallardo volverá a enfrentarse con Atlético Tucumán (podrían haberse visto las caras de nuevo a la semana siguiente en el Monumental por la Copa de la Superliga pero River no se presentó y cerró el club, cuando la pandemia del coronavirus ya estaba declarada), ahora dirigido por Omar De Felippe, en otro partido decisivo, en el que River no contará con Matías Suárez, desafectado por una sinovitis en la rodilla derecha. Será por los 16avos de la Copa Argentina. El que gana, pasa. El que pierde, se queda afuera. Y habrá un condimento extra para los de Núñez: si logran avanzar, en la siguiente instancia se cruzarán con Boca.

Gallardo no se pronunció al respecto porque no quiere que sus jugadores piensen más allá y tengan la cabeza en el partido que se jugará en el Único de La Plata. Y por respeto a Atlético Tucumán, claro. Un rival duro que, como se dijo, no lo dejó coronarse en la última Superliga. Y que ahora intentará hacerle las cosas difíciles nuevamente. “Si podemos meter en cancha un Atlético con garra, creo que podremos tener alguna posibilidad importante. Nos tenemos fe“, afirmó De Felippe

Aquel partido en el que Atlético no lo dejó consagrarse a River no fue el único dolor de cabeza que le dio el equipo tucumano al conjunto Millonario. En 2019, cuando se enfrentaron por los cuartos de final de la Copa de la Superliga, lo dejó afuera. Pesó más el 3-0 de Atlético en su estadio que el 4-1 de River en Núñez. Es que ese único gol (convertido por Toledo) en Udaondo y Figueroa Alcorta, por ser de visitante, valió doble, según estaba estipulado en el reglamento de esa competencia. Entonces, el equipo de Gallardo quedó en las puertas de dar vuelta la historia. Vaya paradoja, ese encuentro fue uno de los mejores en el ciclo del Muñeco.

Al margen de estas dos amarguras que Atlético le causó a River, el saldo del historial en la era Gallardo es favorable a River, que ganó cuatro de los siete partidos (de los otros tres, dos terminaron empatados y el otro lo ganó el equipo tucumano) en los que se enfrentaron. Además de la goleada que no alcanzó para clasificarse en la Copa de la Superliga, hay dos victorias por Superliga (3-0 en 2017 y 1-0 en 2019, ambas en Tucumán) y la restante fue en una final, nada menos.

River fue campeón de la Copa Argentina en 2017 tras ganarle la final a Atlético Tucumán por 2 a 1 en Mendoza. Esa victoria le permitió jugar la final de la Supercopa Argentina en 2018, la que le ganó a Boca también en el Malvinas Argentinas. Foto: EFE/ Andres Larrovere.

River fue campeón de la Copa Argentina en 2017 tras ganarle la final a Atlético Tucumán por 2 a 1 en Mendoza. Esa victoria le permitió jugar la final de la Supercopa Argentina en 2018, la que le ganó a Boca también en el Malvinas Argentinas. Foto: EFE/ Andres Larrovere.

El 9 de diciembre de 2017, River le ganó a Atlético la Copa Argentina en Mendoza, tras derrotarlo por 2 a 1 (con goles de Ignacio Scocco e Ignacio Fernández, dos que ya no están en el plantel). Casualidades del destino, la victoria en ese partido, además de un nuevo título, le dio la posibilidad al equipo de Gallardo de enfrentar -y ganarle- a Boca en la final de la Supercopa Argentina (Boca había sido campeón de la Superliga en la temporada 2016/2017), que se jugó el 14 de marzo de 2018 también en el Malvinas Argentinas.

Otra vez, como en aquella oportunidad, Atlético Tucumán se pone por delante de River en el camino para llegar a Boca. No hay un título en juego pero sí la “zanahoria” de un nuevo mano a mano contra el eterno rival, que sería el sexto en los últimos siete años. Los otros cinco -se sabe- fueron de River. Pero el equipo de Gallardo no se quiere quedar solo con los recuerdos y va por más.

Posibles formaciones

Atlético Tucumán: ​​Cristian Lucchetti; Marcelo Ortiz, Santiago Vergini, Guillermo Ortiz, Gabriel Risso Patrón; Ramiro Carrera, Cristian Erbes, Franco Mussis, Nicolás Aguirre; Augusto Lotti, Javier Toledo. DT: Omar De Felippe. 

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Paulo Díaz, Fabrizio Angileri; Agustín Palavecino, Enzo Pérez, Nicolás De La Cruz; Julián Alvarez, Rafael Borré, Jorge Carrascal o Federico Girotti. DT: Marcelo Gallardo.

Cancha: Ciudad de La Plata

Árbitro: Ariel Penel

Hora: 20.30

TV: TyC Sports.

Mirá también

Mirá también




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba