Economía

La OCDE prevé una recuperación de la economía pronta, pero desigual

La OCDE advirtió este lunes del riesgo de una caída de la economía por la persistencia de algunos “vientos en contra”, en el marco de una revisión al alza de sus previsiones de crecimiento mundial para 2021 (al 5,8%) y 2022 (al 4,4%). 

La Organización confirmó la recuperación con un pronóstico de subida del PIB del 5,8%, una cifra que, según la economista jefe de la institución, Laurence Boone, se convierte en “la tasa más alta desde 1973“. Sin embargo, la recesión que alcanzó el mundo en 2020 fue histórica al contraerse la economía un 3,5%.

Asimismo afirmó que la recuperación es frágil y “desigual” y prevé un crecimiento del 8,5% en China y del 6,9% en Estados Unidos, dos países que ya han vuelto a sus niveles anteriores a la pandemia, pero solo del 2,6% en Japón y del 3,3% en Alemania.

En América Latina, la institución prevé que Brasil crezca un 3,7% en 2021, México un 5,0%, Argentina 6,1%, Chile 6,7% y Colombia 7,6%. Por su parte España debería registrar un crecimiento del 5,9% este año.

“Hay muy poca cooperación internacional y el resultado es que las perspectivas de recuperación son demasiado desiguales“, lamentó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

Aunque destacó la solidez de la recuperación, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, formada por 38 países que representan el 60% del PIB mundial, está preocupada por la lentitud de la vacunación en los países pobres y el nerviosismo de los mercados financieros.

“Si la vacunación se acelera y la gente gasta el dinero que ha ahorrado, el crecimiento podría ser aún mayor“, aseguró.

Para 2022, un año en el que la mayoría de las economías deberían volver a sus niveles de 2019, la OCDE augura un crecimiento del 4,4%. En marzo, la organización pronosticaba un crecimiento mundial del 5,6% este año y del 4% el próximo.

“Los gobiernos han administrado cerca de 2.000 millones de dosis de vacunas” y “nunca antes en una crisis habíamos visto políticas públicas tan rápidas y eficaces, tanto en materia de salud como de desarrollo de vacunas o en términos monetarios, fiscales o financieros”, señala Boone. 

Hay muchas señales positivas, como el aumento de la producción manufacturera, la fuerte recuperación del comercio mundial de mercancías y el repunte del consumo después de los confinamientos.

“Vientos en contra”

“Persisten demasiados vientos en contra“, advierte la OCDE, añadiendo que “mientras la gran mayoría de la población mundial no se vacune, todos seguiremos a merced de la aparición de nuevas variantes“, apunta.

Nuevos confinamientos socavarían la “confianza” y muchas empresas, “antes bien protegidas pero a menudo lastradas con una elevada deuda, podrían quebrar“, advirtió Boone.

Otro riesgo identificado es el nerviosismo de los mercados financieros, que se alarman por los repuntes inflacionistas y que, según la organización internacional, son solo un fenómeno temporal ligado a la recuperación económica.

“Creemos que la inflación debería remitir en 2022“, dijo Boone, que reconoció que le preocupaba “la volatilidad de los mercados financieros, que tendría consecuencias tanto para las economías desarrolladas como para las emergentes, al provocar una fuga de capitales“.

AFP

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba