25 mayo, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Verse y sentirse bien en la tercera edad

URUGUAY – En la sociedad contemporánea, la longevidad es un privilegio cada vez más común. Sin embargo, cumplir años también conlleva desafíos inevitables relacionados con el envejecimiento. En este contexto, una preocupación clave es cómo asegurarse de que las personas mayores de 70 años mantengan una calidad de vida óptima en esta última etapa de la vida. El ejercicio físico se destaca como una estrategia crucial para lograr este objetivo, contribuyendo a la salud física y mental de los adultos mayores.

El envejecimiento es un fenómeno universal e ineludible, pero eso no significa que la calidad de vida deba deteriorarse significativamente. Al contrario, una serie de investigaciones científicas han demostrado los beneficios del ejercicio físico en adultos mayores. La actividad física regular no solo puede ayudar a mantener la independencia, sino que también puede prevenir enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, que son comunes en esta etapa de la vida.

En Uruguay, una nación con una población envejecida, este tema cobra particular relevancia. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), más del 20% de la población uruguaya tiene más de 60 años. Por lo tanto, existe una necesidad urgente de promover estilos de vida saludables y activos entre los adultos mayores.

El impacto del ejercicio físico en la calidad de vida de los adultos mayores es multifacético. A nivel físico, el entrenamiento regular fortalece los músculos y mejora la flexibilidad, lo que puede ayudar a prevenir caídas y lesiones. Además, la actividad física tiene un impacto positivo en la salud ósea, lo que es esencial para prevenir la osteoporosis, una afección común entre los ancianos.

A nivel mental, el ejercicio físico es igualmente importante. La actividad regular ayuda a mejorar la memoria y las funciones cognitivas, al mismo tiempo que reduce el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Además, el ejercicio libera endorfinas, conocidas como las “hormonas de la felicidad”, que pueden mejorar el estado de ánimo y reducir el estrés.

Existen diversas formas de ejercicio que pueden ser beneficiosas para los adultos mayores, como caminar, nadar o practicar yoga. Cada uno ofrece diferentes ventajas y puede adaptarse a las capacidades y preferencias individuales. Además, las clases grupales de ejercicios pueden ser una excelente forma de socializar y combatir el aislamiento social, un problema común en la vejez.

Sin embargo, es importante que los adultos mayores consulten a un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio para asegurarse de que se adapte a sus necesidades y condiciones de salud. También es crucial que reciban orientación profesional sobre la forma correcta de realizar los ejercicios para evitar lesiones.

El ejercicio físico desempeña un papel crucial en la mejora de la calidad de vida de los adultos mayores de 70 años en Uruguay. Al promover estilos de vida activos y saludables, se puede contribuir significativamente a la salud física y mental de esta población, ayudando a garantizar una vejez más plena y satisfactoria.