Uruguay

Un informe de hace tres años advertía por “daños estructurales” en el edificio derrumbado en Miami

En 2018, un ingeniero contratado como consultor por los responsables del complejo Champlain Towers, de los que uno de sus edificios se derrumbó el pasado jueves, provocando la muerte de cuatro personas y la desaparición de otras 159, advirtió que el edificio mostraba “daños estructurales” y “abundantes” grietas y desprendimientos de hormigón en columnas, vigas y paredes. Las reparaciones iban a comenzar este año.

Según publicó The New York Times, el ingeniero estadounidense Frank Morabito presentó su informe como parte de un proyecto de reparación del edificio. Aunque en el reporte no señalaba que el edificio estuviera en riesgo de derrumbe, establecía que “aunque algunos de estos daños son menores, la mayor parte del deterioro del hormigón necesita ser reparado de manera oportuna”.

Morabito explicaba en su informe que los arreglos eran necesarios para mantener “la integridad estructural” del edificio, que tenía 136 apartamentos, distribuidos en 12 pisos, y de los cuales 55 fueron afectados por el desastre. La mayoría de los daños habían sido provocados por la exposición al aire de mar de forma permanente.

“La impermeabilización bajo el borde de la piscina y la vía de acceso para vehículos (…) superó su vida útil y por lo tanto debe ser removida y reemplazada por completo”, señaló en el informe el experto Frank Morabito, titular de Morabito Consultores.

“La impermeabilización defectuosa provoca un daño estructural importante a la losa de concreto estructural debajo de estas áreas”, agregó el documento.

Las reparaciones “estaban a punto de empezar” dijo al New York Times Kenneth Direktor, abogado representante de la asociación de residentes de Champlain Towers. Además, aseguró que si los residentes hubieran sabido el alcance del deterioro del edificio, los arreglos habrían comenzado antes. 

Hasta ahora, la atención se había centrado especialmente en un informe de 2020 que revelaba que el edificio había sufrido un hundimiento a un ritmo de unos 2 milímetros por año entre 1993 y 1999.

Sin embargo, Shimon Wdowinski, uno de los autores del estudio y profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), dijo a CNN que no sabía “si el colapso era previsible”.

Este año, el inmueble entró en un proceso de certificación que debe realizarse cada 40 años en esta zona propensa a huracanes. En este contexto, se estaban realizando trabajos de mejora en el techo, pero las autoridades parecen descartar que estos pudieran haber causado la tragedia.

Actualmente se está desarrollando una investigación para conocer las causas del desastre, mientras continúan las tareas de búsqueda y rescate. Al menos 18 ciudadanos latinoamericanos se encontraban entre los desaparecidos: ocho de Argentina, tres de Uruguay, y seis de Paraguay, entre ellos la hermana de la primera dama de ese país, según los consulados.

Con información de AFP




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba