Deportes

Paolo Montero supeditó su continuidad en San Lorenzo a los cruces con River y Lanús

Otro tropiezo. Otro golpazo. De local. Con la vuelta de los hinchas. Y en un clima caldeado por el malestar de la gente con la dirigencia y el equipo que no mejora y cada vez se hunde más y se aleja de la clasificación a las Copas del año próximo. Por eso, Paolo Montero ya no menciona diciembre al referirse a su continuidad. La mano cambió porque su San Lorenzo va de mal en peor. Entonces, el técnico uruguayo dejó supeditado su futuro en el cargo a lo que suceda en el clásico con River y en el cruce con Lanús.

«Puede ser que los próximos partidos sean un termómetro para mi continuidad. Seguramente. Es natural porque te vas alejando del objetivo. Soy consciente que se nos vienen dos partidos difíciles con el favorito (por River) y con Lanús que viene luchando para el título. Y después tendríamos el clásico. No me afecta en lo más mínimo. Seguimos trabajando con las mismas ganas. Esto es fútbol y acepto que puedan pasar estas cosas», dijo Montero después de que el Ciclón quedara a 14 puntos de entrar a la Copa Libertadores y a cinco de la Sudamericana.

El entrenador fue silbado por la gente cuando lo mencionó la voz del estadio. Los pobres resultados y el nivel de juego no lo dejan entrar en el corazón de los fanáticos, cuya paciencia parece haberse agotado. «Si me gritan cosas lo tomo normal. Es así. Uno nació en el fútbol. No me enojo. Cero rencor. Son cosas que pasan en 90 minutos. La gente paga la entrada, se toma el ómnibus y viene para ver a su equipo», sostuvo el DT al referirse a los insultos que escuchó tras la caída de local.

San Lorenzo no encuentra respuestas desde su juego y quedó lejos de las Copas. Foto: Juan Manuel Foglia

San Lorenzo no encuentra respuestas desde su juego y quedó lejos de las Copas. Foto: Juan Manuel Foglia

Montero se apoyó en las estadísticas del partido para hacer un particular análisis del 1-2 ante el Sabalero: «Fue el partido donde tuvimos más chances de gol y no pudimos convertir. Nos faltó eficacia. Estábamos mirando el resumen y por las estadísticas fue el mejor partido desde que estamos en San Lorenzo. Por desgracia no le pudimos dar una alegría a la gente que vino después de tanto tiempo. Es una tristeza y los jugadores lo sintieron».

En cuanto al aliento para los pibes por parte del público, el DT expresó: «Me deja contento por los jóvenes porque reaccionaron bien adelante del público. Tienen futuro pero hay que ir con calma. De muchas situaciones así se sale con la experiencia de los mayores y con la inconciencia de los chicos».

Y de cara al clásico del domingo ante River en el Monumental, adelantó que analiza abandonar la línea de cinco defensores. «Volver a la línea de cuatro es una idea. El equipo se sentía seguro, pero en el segundo tiempo el equipo fue más protagonista y se plantó en la mitad de la cancha, eso es verdad».

En Núñez se jugará algo más que un partido de fútbol. Montero lo tiene muy claro. 


Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba