Deportes

Los jugadores no responden, Blanco espera la renuncia que no llega y Pizzi sobrevive

Hubo un grito en el medio de la euforia de los jugadores de Central Córdoba. Entonces, Juan Antonio Pizzi giró su cabeza. Miró hacia las tribunas, como buscando identificar la voz de los reproches. Ya había escuchado críticas en Avellaneda, durante el entretiempo del partido que Racing perdió con Godoy Cruz. Bajó la cabeza y se metió en el vestuario. Enojado con la derrota, claro. También, consciente de que vivirá otra dura semana.

Pizzi atraviesa el día a día de la Academia como un fondo de Wall Street. Sus acciones suben y bajan de acuerdo a los resultados, aunque los dirigentes las hayan comprado en el combo con Rubén Capria. Nunca quisieron al entrenador que eligió el Mago. Y por estas horas, mientras fluyen las broncas en la intimidad, el técnico sabe que su futuro en el club tiene fecha de vencimiento, como muy tarde, para los primeros días de junio.

Sentado espera. Víctor Blanco no quiere pagar el costo del contrato de Pizzi. Sabe que el técnico no va a renunciar.

Sentado espera. Víctor Blanco no quiere pagar el costo del contrato de Pizzi. Sabe que el técnico no va a renunciar.

Por eso mismo, se ata a su contrato y no piensa renunciar. El gesto que espera Víctor Blanco, que dé un paso al costado, no llegará. En definitiva, Pizzi siente que lo destrataron desde el primer momento que se sentó en el banco. Y lo dejó claro después del triunfo ante Rosario Central. “Esperaba más respaldo institucional”, dijo. Ocurrió después de la caída ante River en Santiago del Estero.

Los dirigentes ya no quieren saber nada con el entrenador y se apoyan en el saldo de los 17 partidos de Pizzi al frente de Racing: perdió por goleada la final ante River y, a excepción del duelo con Colón, jugó de regular a mal. Sufrió para vencer a Sportivo Belgrano de Córdoba y San Martín de San Juan, rivales del Ascenso, en la Copa Argentina. Y está al borde de quedar afuera de la Copa de la Liga cuando tenía servido el pase a los cuartos de final. Ahora, deberá vencer por dos goles a San Lorenzo y esperar que River no le gane a Aldosivi en Núñez y Central a Platense en Vicente López.

Es decir, está a bordo de una tómbola. Pero hay algo que llamó la atención y encendió las alarmas entre los directivos: la actitud que mostraron los futbolistas ante los santiagueños.

¿Es posible creer que hubo una “cama” como piensan muchos en el interior de la Comisión Directiva? Es cierto que muchos futbolistas están disconformes con los métodos de entrenamiento de Pizzi, a los que consideran “antiguos”. También, no se explican porqué Iván Pillud y Darío Cvitanich son terceras opciones. Juan José Cáceres es el lateral titular, pero Ezequiel Schelotto mostró un bajísimo nivel cada vez que le tocó ingresar. El pibe Maggi acompaña, pero el ex Banfield entra poco y nada.

La transición que no fue: Cvitanich estaba listo para tomar el lugar de Lisandro pero siempre fue tercera opción.

La transición que no fue: Cvitanich estaba listo para tomar el lugar de Lisandro pero siempre fue tercera opción.

“Si hubiera gente en la cancha, hace rato que Pizzi habría dejado de ser el técnico”, dijo Hugo Pérez, ex volante central del club. No está tan errado Perico. En definitiva, las tribunas virtuales en las que se convirtieron las redes sociales no sólo le apuntan al técnico; también, a Blanco.

El presidente tiene ganas de despedir a Pizzi, impulsado por los reclamos del resto de los dirigentes. No obstante, hace la siguiente evaluación: ¿qué pasa si echa al técnico, contrata a otro y le va mal antes del receso de la Copa América? ¿Sería prudente jugar hasta fin de mayo con un entrenador interino, que podría ser Mauro Gerk, de la Reserva?

Blanco no quiere pagar el costo del contrato, pero tampoco, el político. Y Diego Milito ya le dio un golpe artero cuando renunció. La realidad es que no hay margen: con San Pablo o San Lorenzo. O en junio. Tarde o temprano, el final será inevitable. Pizzi dejará Racing. El problema será reconstruir entre las ruinas que dejará el técnico santafesino.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba