Política

Líderes políticos de América Latina y el Caribe se pronunciaron en favor de “la unidad en la diversidad”

«Empoderar e institucionalizar» la Celac para dotarla de un «mayor músculo político» que la convierta en la principal instancia de integración regional, ademásdel fin de los «bloqueos» a Cuba y Venezuela, fueron los ejes principales del encuentro de líderes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) realizado en Buenos Aires.

En el marco de la convocatoria, que reunió a líderes políticos de diversos países de la región, el expresidente de Uruguay José “Pepe” Mujica advirtió que “no hay ninguna integración a la vuelta de la esquina” y que conseguirla“supone un cambio cultural, entre otras cosas, de los latinoamericanos”.

Durante el foro, que se concretó en forma presencial y virtual, Mujica consideró que la institucionalización de la Celac no va en contra de la independencia de los países, sino que “es por la independencia” y afirmó: “Si nos atomizamos, lo único que vamos a hacer es pulverizarnos”.

A su turno, el ex mandatario de Colombia Ernesto Samper remarcó la “incapacidad de los mecanismos multilaterales para enfrentar las amenazas” del mundo actual y enfatizó la necesidad de consolidar un bloque de países latinoamericanos para que la región tenga más presencia y relevancia en las discusiones globales.

Ambos exmandatarios disertaron en el panel “América Latina y el Caribe, diversidades y consensos para la integración” del seminario sobre «El futuro de la integración: Unidad en la Diversidad», organizado por Celac en conjunto con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Samperestimó que la Celac debe ser un “organismo sombrilla” o “cúpula” y aseguró: “Necesitamos una Celac más empoderada”. Agrego que el organismo debe tener apoyo técnico y financiamiento propio para tener “músculo para asumir las responsabilidades que tiene que asumir”.

En el panel, moderado por el canciller argentino Santiago Cafiero, expusieron también el excanciller brasileño Celso Amorim, la senadora mexicana Beatriz Paredes del Partido Revolucionario Institucional-PRI, y el director general de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO), Didacus Jules.

“El mundo es mucho más complejo y peligroso que el que se dibujaba en la primera década del año 2000”, dijo Amorim en referencia a las distintas “amenazas” que vive el planeta y entre las que mencionó la pandemia, el cambio climático y la desigualdad.

Con relación a la integración, el excanciller aseguró que es necesario “comprender que tiene que ser en más de una velocidad” y que “algunas cosas se pueden hacer en el Mercosur y otras no”, al igual que en otras instituciones regionales.

A su turno, Paredes pidió “simplificar mecanismos migratorios”, propuso un programa de becarios latinoamericanos que recoja la experiencia del programa Erasmus de la Unión Europea, e integrar las cadenas productivas y de infraestructura, además de no olvidar a Haití.

Por su parte, el presidente de México, Andrés López Obrador, afirmó mediante un video grabado y emitido durante el encuentro que “sería excepcional lograr la integración de toda América” y llamó a “pensar la unidad sin rechazar la universalidad”.

“Creo que lo explicaba muy bien José Martí en su texto Nuestra América donde decía, palabras más, palabras menos, debemos injertar al mundo en nuestros pueblos de América pero el tronco tiene que seguir siendo el nuestro”, agregó López Obrador

En este sentido, remarcó la necesidad de “no perder nuestra identidad, nuestra idiosincrasia, lo que somos”, pero también pidió “no descartar la posibilidad de una integración de todo el continente”, aunque reconoció que se trata de un objetivo “más complejo”.

López Obrador recordó que México tiene un acuerdo económico con Estados Unidos -con quien tiene una “vecindad de 3.180 km” y donde hay más de 40 millones de mexicanos- y Canadá, que les permitió lograr “buenos resultados”.

El mandatario dijo que la integración de América del Norte y América Latina “sería excepcional” y comparó su propuesta con la Unión Europea que surgió como una comunidad y luego “se consolidó”. “¿Por qué no algo así en toda América?”, se preguntó.

Por su parte, la exsecretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) Alicia Bárcenas alertó sobre los peligros de desestabilización que trae la desigualdad y llamó a institucionalizar la unidad.

“La unidad en la diversidad es un imperativo” en un continente es que es «el más desigual», aseguró Bárcenas, quien al igual que el resto de los líderes presentes enfatizó en la necesidad de institucionalizar la Celac, reactivar la Unasur y sugirió trazar una “hoja de ruta pragmática”.

La exsecretaria Ejecutiva de la Cepal destacó la potencialidad que se abre para la integración regional a partir de los flamantes gobiernos de Chile, Colombia y, eventualmente, en caso de un triunfo de LuizInácio Lula da Silva en la presidenciales de Brasil.

“Cuando las instituciones de la política no gobiernan los impulsos centrales del desempeño económico es cuando el ambiente se vuelve propicio para que vuelvan las viejas élites; por eso tenemos que construir un camino alternativo”, afirmó Bárcenas.

Bárcenas señaló que el “mundo se está desglobalizando y moviendo en bloques”, e insistió en la necesidad de que América Latina y El Caribe tengan una voz conjunta en temas como las deuda externa.Los gobiernos se están “manejando individualmente”y “al FMI le encanta negociar con los países bilateralmente”, dijo.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba