Sin categoría

Las dos caras del negocio bancario en Uruguay, ¿qué pasó en 2022? – Noticias de Uruguay y el mundo actualizadas

El negocio bancario siguió en expansión en 2022, con un aumento tanto de los depósitos como de los créditos. Pese a ello, la rentabilidad de los bancos en su conjunto disminuyó. ¿Qué pasó? ¿Cuáles son los números que muestran las instituciones que intermedian financieramente?

Un análisis del socio de CPA Ferrere, Alfonso Capurro y de la supervisora de consultoría económica en esa firma, Valeria Rodríguez da las pistas de lo ocurrido.

A fin de 2022 los créditos vigentes al sector no financiero (empresas y familias) de los bancos privados más el Banco República (BROU), aumentaron 16% respecto a fin de 2021 y totalizaron US$ 18.385 millones.

“Esta estimación surge de valuar los créditos en moneda extranjera en dólares corrientes y el negocio moneda nacional a un tipo de cambio constante con el objetivo de evitar que las variaciones del tipo de cambio influyan en la evolución de la cartera en moneda nacional”, explicó el informe.

El crecimiento de los créditos se explicó tanto por la cartera en moneda nacional como en moneda extranjera. A su vez, el crecimiento interanual se observó tanto en bancos privados como en el BROU, aunque fue ligeramente superior en el primer caso”, señalaron Capurro y Rodríguez.

“Si bien la cartera de créditos creció, el grado de penetración en la economía (ratio créditos/Producto Interno Bruto) para los bancos analizados se mantuvo estable en torno al 25%. En otras palabras, el crecimiento de la cartera acompañó al de la economía en 2022”, agregaron.

El informe sostuvo que “la penetración del crédito en Uruguay se ha mantenido relativamente estable en la última década y es baja en relación a la de otros países de la región, como por ejemplo Chile o Brasil”.

¿Qué bancos lideran? En crédito en moneda nacional el BROU tiene el 40% del mercado, seguido por Santander con el 20%, Itaú con el 13%, BBVA con el 12% y Scotiabank con el 10%. Los otros cinco bancos privados tienen el 6%.

En los créditos en moneda extranjera (prácticamente la totalidad son a empresas), lidera Itaú con 25%, seguido de Santander con 24%, el BROU con 22%, el BBVA con 14% y el Scotiabank con 8%. Los otros cinco bancos privados sumados tienen el 7%.

“Se destaca el caso de Itaú, que fue el único banco que ganó market share en ambas monedas en 2022 y que ha aumentado fuertemente su participación en el mercado de créditos en moneda extranjera en los dos últimos años”, puntualizó el informe.

Evolución de créditos.jpg
Evolución de créditos en 2022.

CPA Ferrere.

La morosidad quedó estable en 2022

La morosidad en los bancos (porcentaje de créditos vencidos sobre el total) culminó 2022 en 1,5%, mismo nivel que en 2021. “Si bien se observó un aumento de la morosidad en moneda nacional, este fue contrarrestado por la disminución de la morosidad en moneda extranjera”, remarcó el reporte. Esto podría explicarse “por diversos elementos: evolución favorable del ciclo económico y recuperación del empleo, aumento de la cartera de créditos en moneda extranjera, algo que favorece la evolución del ratio de morosidad”, agregó.

En cuanto a los depósitos, los del sector no financiero en bancos privados y el BROUcrecieron 4,9% al comparar los que había a fin de 2022 con el cierre de 2021 y totalizaron US$ 38.505 millones.

Ese aumento “se explica en buena medida por el comportamiento del primer semestre del año, mientras que en la segunda mitad del año se observó una caída de los depósitos, sobre todo en los bancos privados”, indicaron Capurro y Rodríguez.

Los depósitos en moneda extranjera crecieron menos que los depósitos en moneda nacional en dólares corrientes y, como consecuencia, el ratio de dolarización disminuyó de 79% a 77% del total. “Este proceso podría estar sesgado por el eventual desvío del tipo de cambio real respecto al valor que sugieren sus fundamentos, tal como ha advertido el Banco Central”, analizó el reporte.

Respecto a la participación de mercado, el BROU lidera en los depósitos en moneda extranjera y en moneda nacional con 46% y 58% del mercado respectivamente (y aumentando su participación en un punto porcentual en cada uno respecto al cierre de 2021). En dólares lo siguen Santander e Itaú con 16% cada uno, BBVA con 9%, Scotiabank con 8% y los otros cinco bancos privados con 5%.

En moneda nacional, al BROU lo escoltan Santander con 12%, Itaú y Scotiabank con 9%, BBVA con 7% y el resto de los privados con 5%.

Evolución de depósitos.jpg
Evolución de depósitos en 2022.

CPA Ferrere.

El volumen de negocios de los bancos aumentó, pero su rentabilidad cayó. En 2022 el BROU y los bancos privados ganaron en conjunto aproximadamente US$ 467,7 millones (US$ 224,3 millones el BROU y US$ 243,4 millones los privados), esto es US$ 139 millones menos que en 2021.

“Este descenso en los resultados se reflejó en una caída de la rentabilidad para el conjunto de bancos privados y el BROU, medida tanto en términos de ROA (rentabilidad sobre activos) como de ROE (rentabilidad sobre patrimonio)”, señalaron Capurro y Rodríguez. El ROA del sistema fue de 1% en 2022 y el ROE de 13%.

¿Por qué se da esta baja en la rentabilidad de los bancos respecto a 2021? Este descenso “se explicó principalmente por el efecto que la caída del tipo de cambio tiene en los resultados de los bancos”, afirmaron Capurro y Rodríguez.

“Existen diferentes canales por los cuales las variaciones del tipo de cambio afectan los resultados de los bancos. Por ejemplo, uno de ellos es a través de los ingresos y costos en moneda extranjera. Otro canal es por el impacto que tienen en la valuación de los activos y pasivos en moneda extranjera dado que el sistema en su conjunto mantiene una posición activa en moneda extranjera (activos en moneda extranjera superan a los pasivos en moneda extranjera)”, explicaron.

Así “en 2021 los bancos habían registrado ganancias por diferencia de cambio, mientras que en 2022 pasaron a registrar pérdidas por diferencia de cambio debido a la apreciación del peso uruguayo”, recordó el informe.

“Otros factores que también contribuyeron al descenso de la rentabilidad fueron: mayores gastos operativos (diferentes de personal) y mayores pagos de impuestos. Por otro lado, los ingresos operativos de los bancos aumentaron, lo cual atenuó la caída de los resultados”, agregó.

De todas maneras, “si se analiza por un lado la evolución de la rentabilidad de BROU y por otro la de bancos privados, se observa que la rentabilidad disminuyó en el BROU (ROA pasó de 2,1% a 1,1%) pero se mantuvo estable en los segundos (ROA de 0,9%). De hecho, cinco de los nueve bancos privados aumentaron ROA y ROE respecto a 2021”, indicó el reporte.

Capurro y Rodríguez puntualizaron que “si bien la evolución de los diferentes componentes en el BROU y en los privados fue similar, en el primer caso el efecto negativo por el descenso del tipo de cambio fue superior. Esto se explica porque el BROU mantiene mayor posición activa en moneda extranjera que el conjunto de bancos privados”.

Para depurar estos efectos, analizaron los indicadores de rentabilidad excluyendo los resultados por diferencia de cambio por valuación y los impuestos (ya que están afectados en parte por los resultados por valuación). “Este indicador podría interpretarse como un proxy de la rentabilidad operativa de los bancos en relación a los activos que administran (en el caso del ROA) o al patrimonio de las instituciones (en el caso del ROE)”, explicaron.

Los resultados arrojan que “para el caso del BROU este indicador (sobre activos) se ubicó en 2,5% en 2022, en línea con el registro de los últimos años y muy por encima del ROA que se vio afectado a la baja por las pérdidas por diferencia de cambio. Por otra parte, para el conjunto de bancos privados el indicador se ubicó en 1,5% del activo, pero en senda de recuperación en relación al cierre del 2021”, concluyeron.

Rentabilidad de bancos.jpg
Evolución de la rentabilidad de los bancos.

CPA Ferrere.

¿Cuál es la perspectiva para los bancos en 2023?

¿Qué puede pasar con el negocio bancario este año? La supervisora de consultoría económica de CPA Ferrere, Valeria Rodríguez dijo a El País que “la economía seguirá creciendo y eso impulsaría la demanda por crédito”.

No obstante, “queda planteado el desafío respecto a la evolución de la inversión: en los últimos tres años la economía creció impulsada en parte por la inversión y la construcción, que son actividades intensivas en crédito. Hacia adelante, la finalización de grandes obras agrega incertidumbre sobre la inversión, aunque el récord registrado en solicitud de proyectos ante la Comap (Comisión de Aplicación de la ley de Inversiones) podría contrarrestar el efecto de grandes obras de construcción”, añadió.

En cuanto a las perspectivas sobre la rentabilidad del sistema financiero, la economista de CPA Ferrere, señaló que “se destacan al menos dos elementos. Respecto al negocio de intermediación financiera y colocación de valores, el aumento de las tasas de interés internacionales tendría un efecto positivo en el margen financiero y la rentabilidad de activos financieros” para los bancos.

“En segundo lugar, en CPA Ferrere no estamos esperando para el 2023 una caída adicional del dólar, por tanto el efecto negativo de la diferencia de cambio que se observó en 2022 no se repetiría en 2023”, remató Rodríguez.

Source link

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior