Política

La primera carrera universitaria que se cursará en Melo hace foco en el caballo

Tras un largo período –de varios años– se concretó una novedad largamente anhelada: Melo por primera vez en la historia será sede de una formación universitaria, una que puede denominarse Tecnólogo en Producción Equina (resta resolver el nombre definitivo, entre otros detalles), la que pasará a enriquecer el portafolio de formaciones profesionales en la Universidad de la República (Udelar).

El ingeniero agrónomo Eduardo Lena –director de la Consultora Projekte Büro Ideas Factory, investigador en temas de desarrollo local y con un doctorado en Ciencias Agrarias en curso– explicó a El Observador que “lo más importante es que, en el marco de la descentralización de la Udelar, esta carrera surge como una iniciativa de la propia comunidad”.

Amplios consensos 

Precisamente, un aspecto de alto valor a destacar “es que esta carrera, moderna, innovadora, que se formula en amplios consensos, se inserta en la expectativa general de que el sector ecuestre pueda convertirse en un motor que coadyuve en la búsqueda de una prosperidad perdurable que cada comunidad legítimamente ensaya”, reflexionó.

“Como todos estos proyectos, los procesos son largos, y las instituciones y las personas involucradas son muchas. Los primeros intentos surgieron en la Estación Experimental Profesor Bernardo Rosengurt de la Facultad de Agronomía, pero la que llevó adelante la mayor parte de la tarea fue la Facultad de Veterinaria, con el apoyo de la Intendencia Departamental de Cerro Largo. Tanto es así que la propuesta acaba de ser aprobada por unanimidad en el claustro de la facultad. No hay otra carrera de este tipo en todo el país”, expresó Lena.

El proceso de oficialización de una propuesta educativa terciaria, con la aprobación referida, recién comienza. “Hay asuntos formales, trámites que tienen que ver con las normas previstas por la Universidad, que llevarán seguramente algún tiempo más”, dijo.

Por lo tanto, “seguramente tendríamos que pensar en una primera cohorte para 2022”. Y la expectativa es que para esa fecha no existan las actuales dificultades relacionadas con la emergencia sanitaria por el covid-19, para que las capacitaciones se realicen de modo presencial.

Un orgullo

Juanjo Costa, presidente de la Agremiación de Criadores de Caballos Criollos de Cerro Largo, expresó a El Observador que “esto es un buen principio de algo que hacía falta, acá hay mucha gurisada amante del caballo que no tiene dónde profundizar sus saberes; nos da orgullo poder tenerlo aquí en Melo y darles una carrera para estudiar”.

“Para nosotros, los criadores, es muy valioso destinarle un caballo a alguien con una profesión, que se haya preparado, y es algo que le dará una jerarquía muy importante a Cerro Largo”, indicó.

El perfil de los egresados 

Los egresados tendrán un perfil de ingreso de bachilleres y egresarán con un título, aún sin precisar, pero algo así como Técnico en Producción Equina”, complementó Lena. Estarán capacitados para manejar todos los aspectos que tengan que ver con la producción equina, ya sea en establecimientos generales como en los especializados, sean haras o cabañas, indicó el profesional.

Además, añadió, tendrán conocimiento de todas las disciplinas deportivas, con detalles relacionados a su funcionamiento, sus reglamentos, el tipo de caballos que requieren y todas las prácticas que hacen a su entrenamiento.

También tendrán formación para crear o recrear pruebas deportivas y gerenciar o administrar establecimientos dedicados a las actividades ecuestres.

Lena expresó que la carrera formará tecnólogos. Eso significa que el plan de estudios comprende tres años de estudio con un trabajo final para acceder al título, que tendrá el aval de la Udelar y de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

“A nivel local existe un muy amplio consenso institucional, empresarial y comunitario, lo cual le asegura un respaldo ciudadano importante y además coloca a disposición del curso toda la infraestructura que está disponible”, agregó Lena.

Acortando distancias 

Carlos Casas es veterinario y preside la sociedad tradicionalista “A Poncho y Espuela”.

Destacó a El Observador que “esto es muy importante en un departamento donde hay tantas actividades con el caballo”.

Además, “permite solucionar al menos en un caso dificultades por las que se pasa al tener que ir a estudiar a Montevideo”.

“Fuimos entrevistados para aportar números, acá hay mucha actividad de carreras, raíds, el tradicionalismo, todo el trabajo con el caballo por supuesto, así que la facultad hizo un sondeo y decidió poner acá esa tecnicatura y eso es muy positivo, y tal vez un puntapié para que en el futuro haya acá otras carreras”, mencionó Casas.

Por otro lado, “es el fruto de un trabajo de muchos referentes que ayuda a generar trabajo especializado y es también como un homenaje al caballo”, dijo.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba