Deportes

La historia de Rikako Ikee, la nadadora que superó una leucemia y clasificó a los Juegos Olímpicos de Tokio

La vida de Rikako Ikee quedó patas para arriba en febrero de 2019, cuando tras completar un campamento de entrenamiento en Australia, fue diagnosticada con leucemia. Su sueño de disputar los Juegos de Tokio quedó en suspenso y ella debió cambiar el foco para concentrarse en su recuperación. Nunca bajó los brazos y tuvo su premio, porque 26 meses después de haber recibido la noticia de su enfermedad y a casi siete de su regreso a las piletas, aseguró su presencia en la cita olímpica de su país, que se disputará entre el 23 de julio y el 8 de agosto.

La nadadora de 20 años se impuso en la prueba de 100 metros mariposa de los Campeonatos Nacionales de Japón con un tiempo de 57s77 y se ganó un lugar en los Juegos como parte del relevo 4×100 medley.

“No puedo explicar lo feliz que me siento. En un momento recordé todo lo que tuve que vivir para llegar hasta aquí. Estoy en shock. No entiendo qué está pasando. Creo que me va a llevar un tiempo darme cuenta de lo que conseguí”, comentó entre lágrimas la japonesa.

"Estoy en shock", aseguró Ikee entre lágrimas. Formará parte del relevo 4x100 medley en la cita olímpica. Foto CHARLY TRIBALLEAU/AFP

“Estoy en shock”, aseguró Ikee entre lágrimas. Formará parte del relevo 4×100 medley en la cita olímpica. Foto CHARLY TRIBALLEAU/AFP

“Nunca pensé que sería capaz de ganar en los 100 mariposa. Tenía menos confianza que en las clasificatorias de hace cinco años, pero trabajé mucho para lograrlo. Y al final, me tiré a la pileta pensando ‘Estoy en casa, este es el lugar adonde pertenezco“, agregó.

Su logro fue celebrado por todo el mundo de la natación y hasta Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, le envío un mensaje de felicitación.

“Los atletas olímpicos nunca se rinden. Felicitaciones a Rikako Ike, sobreviviente de cáncer, por clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio solo dos años después de haber sido diagnosticada con leucemia”, dijo el dirigente alemán.

La historia de Ikee conmovió al mundo. Ganadora de seis medallas de oro en los Juegos Asiáticos de 2018 en Yakarta (50, 100 y 4×100 libre, 50 y 100 mariposa y el relevo 4×100 medley), la nadadora había ilusionado a sus compatriotas, que soñaban con verla subirse a un podio en Tokio. Pero a principios de 2019, la joven estrella reveló que estaba enferma.

En diciembre fue dada de alta del hospital después de 10 meses de tratamiento. Lejos de desalentarse, se puso en su cabeza volver a su mejor forma. Y su perseverancia y su esfuerzo tuvieron su premio. Porque en febrero del año pasado volvió a entrenarse y en marzo se tiró otra vez a una pileta después de 406 días.

En ese momento, su sueño de llegar a Tokio parecía imposible. Ella ya pensaba en París 2024. Sin embargo, poco después el COI anunció la postergación de la cita de la capital japonesa por la pandemia de coronavirus para el 2021 y su ilusión se reavivó.

Ikee mostró e mayo de 2020 en las redes sociales cómo lucía después de haber completado el tratamiento. Foto Instagram @ikee.rikako

Ikee mostró e mayo de 2020 en las redes sociales cómo lucía después de haber completado el tratamiento. Foto Instagram @ikee.rikako

El 24 de julio del año pasado, el día en que deberían haberse puesto en marcha los Juegos Olímpicos, el COI realizó una ceremonia especial en el estadio que albergará la fiesta inaugural. Fue un festejo privado de espectadores, pero que fue transmitido en vivo a todo el mundo por el canal de esa organización, con el se marcó el “renacimiento y la resignificación” de los Juegos, de cara a sus nuevas fechas. Ikee fue la gran protagonista.

La joven portó la llama olímpica en un recinto casi a oscuras y dio un emotivo discurso en el que comparó lo que había vivido a nivel personal con la difícil situación que atravesaba el mundo y el movimiento olímpico.

“El futuro dado por sentado se tranformó, durante la noche, en algo completamente diferente. Entiendo lo que es eso porque yo experimenté lo mismo cuando tuve una enfermedad mortal”, comentó.

Ikee fue protagonista el 24 de julio pasado de una ceremonia muy especial, a un año de los postergados Juegos de Tokio. Foto Du Xiaoyi/AFP

Ikee fue protagonista el 24 de julio pasado de una ceremonia muy especial, a un año de los postergados Juegos de Tokio. Foto Du Xiaoyi/AFP

“Pensar en una demora es simplemente ponerle un +1 a ese 2020. Creo que es una forma positiva e inspiradora de mirar hacia adelante. Entiendo que hay mucha gente que lo siente desde otro lugar y que cree que no es el momento de hablar de deportes, pero superar adversidades es lo que necesitamos. Es nuestra esperanza. Una llama de esperanza que aparece a la distancia nos permite imaginar que todo puede ser diferente y que podemos superarlo. Para los atletas de alrededor del mundo y todos aquellos que se inspiran a través de ellos tengo fe de que, dentro de un año, la llama olímpica estará brillando en estos escenarios”, analizó.

En los meses siguientes, continuó trabajando y fue aumentando cada vez el ritmo de entrenamientos. A fines de agosto volvió a competir y el fin de semana, finalmente, aseguró su clasificación. Dentro de unos meses, cumplirá su sueño y será una de las grandes atracciones locales en Tokio.

Mirá también

Mirá también




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba