Internacionales

Israel regresa a la rutina pre pandemia, pero los no vacunados “no pueden pasar”

Después de pasar gran parte del año pasado encerrado, el maquillador de Tel Aviv, Artyom Kavnatsky, estaba listo para volver al trabajo. Pero cuando se presentó a una sesión de fotos, su empleador lo rechazó. ¿La razón? No había sido vacunado contra el coronavirus.

“No me llevó porque no me vacuné”, dijo Kavnatsky. “Es discriminación y no está bien”.

El ritmo vertiginoso de la campaña de vacunación de Israel lo ha convertido en uno de los pocos países capaces de volver a gran parte de su rutina anterior a la pandemia. Bares y negocios, hoteles y clubes de salud han vuelto a la vida en Israel, donde alrededor del 80% de la población adulta está completamente vacunada y las nuevas infecciones y las muertes por COVID-19 se han desplomado.

CASOS
0.000.000


00.000

por millón de hab.

MUERTES
00.000


0.000
por millón de
hab.


Fuente: Johns Hopkins
Chart: Flourish | Infografía: Clarín

Si bien Israel ofrece un vistazo de lo que puede ser posible con altas tasas de inmunización, también ofrece una idea de los problemas que se avecinan: los lugares de trabajo y las escuelas ahora están lidiando con qué hacer con aquellos que se niegan a vacunarse ya que la siguiente fase de la pandemia enfrenta nuevamente las preocupaciones de salud pública con los derechos individuales y posiblemente con nuevas cuestiones de equidad. Un caso ya terminó en los tribunales y se espera que otros lo hagan.

Las aerolíneas ya están considerando si la vacunación, o una prueba negativa reciente, podría ser necesaria para viajar, al igual que la Unión Europea. Algunos funcionarios en Gran Bretaña y los Estados Unidos están explorando si la prueba de inmunización podría ayudar a que las reuniones a gran escala regresen, aunque sigue habiendo una resistencia significativa a tales medidas en los EE.UU.

Si es necesaria una inyección para volver al trabajo o a clases es un asunto aún más espinoso.

Bares y negocios, hoteles y clubes de salud han vuelto a la vida en Israel. Foto: AP

Bares y negocios, hoteles y clubes de salud han vuelto a la vida en Israel. Foto: AP

En muchos países, las decisiones pueden plantear la posibilidad de dividir aún más a las poblaciones en función de la riqueza y el acceso a las vacunas. Si bien la gran mayoría de los 100.000 palestinos, que viven en Cisjordania y tienen permisos de trabajo israelíes, han sido vacunados, las campañas de inmunización en Cisjordania y Gaza se han quedado muy atrás. Muchas partes del mundo han recibido pocas vacunas, si es que han recibido alguna.

Un “pase verde” para los vacunados

Hasta ahora, Israel se ha basado principalmente en una serie de incentivos destinados a alentar a las personas a vacunarse. Ha establecido un “pase verde” para los que están completamente vacunados, cuyos titulares pueden asistir a conciertos, cenar fuera, ir al gimnasio o viajar a lugares de vacaciones populares en como Egipto, Chipre y Grecia. Aquellos que no tienen el pase no tienen suerte.

El sistema ha funcionado bien en áreas de ocio y entretenimiento. Pero ahora, se está moviendo hacia otros reinos. Los funcionarios de salud han recomendado excluir a los trabajadores no vacunados que no hayan dado negativo recientemente para COVID-19 en las escuelas, centros de atención para ancianos y otros lugares de trabajo de alto riesgo.

Los vacunados pueden cenar afuera, salir, viajar. Foto: AP

Los vacunados pueden cenar afuera, salir, viajar. Foto: AP

El sistema de atención médica de Israel también ha exigido que todos los empleados (médicos, enfermeras, administradores y personal de apoyo) reciban la vacuna contra el coronavirus. Si se niegan, serán transferidos a trabajos que no impliquen contacto con pacientes de alto riesgo.

Los grupos de derechos humanos han expresado su preocupación de que tales regulaciones puedan poner en peligro los ingresos de los trabajadores.

Existen preocupaciones similares en la educación. La Universidad de Tel Aviv, la más grande de Israel, ha encontrado un equilibrio incómodo por ahora.

A medida que la universidad reanuda las clases presenciales, Eyal Zisser, su subdirector, dijo que solo los estudiantes que estén vacunados pueden estar físicamente presentes. Aquellos que no lo son pueden seguir aprendiendo de forma remota.

Una mujer camina por las calles de Jerusalén. Foto: AP

Una mujer camina por las calles de Jerusalén. Foto: AP

“En las etapas iniciales, estamos trayendo de regreso a algunos de los estudiantes de acuerdo con el pase verde y haciendo que las lecciones sean accesibles para el resto de los estudiantes”, dijo Zisser.

Incluso con el éxito de Israel, cientos de miles de personas siguen sin vacunarse, algunas de las cuales se oponen a las vacunas en general, pero muchas dudan en darse una inyección que se desarrolló tan rápidamente. Expertos en salud de la ONU, Estados Unidos y Europa han dicho que las vacunas autorizadas por Israel son seguras y efectivas.

Kavnatsky, el maquillador, se opone a las vacunas y a la medicina moderna en general, diciendo que no quiere ponerse “agujas en el cuerpo”. No esta solo. Es uno de los más de 15.000 miembros de un grupo de Facebook anti-vacunas en idioma hebreo que critica lo que ven como inmunización forzada por parte del estado.

Rappeh, un partido político encabezado por el abierto defensor de las vacunas Aryeh Avni, obtuvo más de 17.000 votos en las recientes elecciones parlamentarias. Eso no fue suficiente para ingresar al parlamento, pero ilustra el desafío para los legisladores.

El Ministerio de Salud de Israel reconoce que sus poderes son limitados.

Un judío ultraortodoxo tras recibir la vacuna de Pfizer. Foto: AP

Un judío ultraortodoxo tras recibir la vacuna de Pfizer. Foto: AP

“No podemos obligar a la gente a vacunarse”, dijo Einav Shimron, subdirector de relaciones internacionales del ministerio.

La Asociación por los Derechos Civiles en Israel, una organización no gubernamental que se ocupa de cuestiones laborales, dijo que la aplicación a largo plazo del pase verde plantea un posible problema de derechos civiles y ha pedido al gobierno que apruebe una legislación al respecto.

“Si va a haber una política que infringe el derecho al empleo y el derecho de una persona a elegir qué hacer con su cuerpo para ser empleada, entonces debe pasar por el proceso legislativo”. dijo la portavoz Maya Fried. “Es necesario que haya una discusión pública”.

El tema a los tribunales

Mientras tanto, el debate ya se desarrolla en los tribunales.

En la primera decisión importante sobre el tema, un tribunal laboral de Tel Aviv en marzo permitió que una guardería prohibiera a un asistente de enseñanza que se negó a vacunarse o someterse a pruebas de coronavirus. Se espera que la decisión sea apelada.

El Dr. Nadav Davidovitch, director de la asociación de médicos de salud pública de Israel, dijo que cree que las personas tienen la obligación de vacunarse, particularmente dada la evidencia de que la vacuna no solo previene los peores resultados del COVID-19, sino que también puede reducir la propagación del virus.

 Israel, con 9,3 millones de personas, ha registrado al menos 6.188 muertes desde que comenzó la pandemia.

“Vemos la vacunación como un acto de solidaridad, no solo como una elección individual”, dijo.

Aún así, dijo que se opone a las vacunas forzadas o al despido de personas por negarse. En cambio, favorece enfoques alternativos, desde la educación hasta la persuasión. Aquellos que continúan negándose tal vez puedan recibir diferentes trabajos, trabajar de forma remota o someterse a pruebas frecuentes.

Davidovitch, un ex epidemiólogo militar, tiene experiencia con el tema. Dijo que más del 90% de los reclutas israelíes que no querían ser vacunados cuando se alistaron, terminaron aceptando una vez que fueron informados por expertos médicos.

“Creo que es una mala idea pasar rápidamente a la compulsión”, dijo. “La mayoría de la gente duda. No están en contra de la vacunación en general.

El autor es periodista de Associated Press

ap


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba