Uruguay

Iglesia Católica seguirá con cultos presenciales salvo que haya pedido de intendentes o del gobierno

La Iglesia Católica no considera suspender las celebraciones presenciales, en la semana más importante del año, Semana Santa, y continuará aplicando los protocolos vigentes, según informó a El Observador el presidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay, Arturo Fajardo.

“Me parece que ha sido muy inteligente que no se opte por una mirada conjunta y se vea cada situación en particular”, consideró el obispo en relación a la determinación de suspender la presencialidad de las celebraciones únicamente en los departamentos de Rocha, Lavalleja, Cerro Largo, Río Negro, Paysandú y en algunos lugares puntuales de Rivera, a pedido de los intendentes.

“En la Constitución está asegurada la libertad de culto”, enfatizó. En este sentido, recalcó que las ceremonias se han llevado adelante con todos los protocolos y cuidados correspondientes; siempre con el fin de acompañar pero también teniendo en cuenta que nadie está obligado a concurrir, y que las misas se transmiten por las redes sociales.

En ese sentido, Fajardo destacó que se ha hecho un gran esfuerzo para incorporar la tecnología necesaria para realizar las transmisiones en vivo.

El obispo agregó que si bien habrá una asamblea plenaria ordinaria después de Semana Santa, donde se analizará la situación de la pandemia en los templos, entre otros temas, la idea es que los cultos se sigan llevando adelante.

En Punta del Este, tras la polémica que hubo a partir de las fotos que circularon en redes sobre una presunta aglomeración en la misa de Domingo de Ramos en la Parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria, el Cecoed de Maldonado notificó a la Diócesis sobre el hecho y pidió que no se realicen más celebraciones al aire libre, con el fin de evitar la aglomeración de personas. 

En entrevista con En Perspectiva, el obispo de Maldonado, Minas y Rocha, Milton Tróccoli, aclaró que en el lugar hubo unas 170 personas, pero que “la gente estaba reunida en grupos familiares” y que no había “una falta de distanciamiento”.

“En algunos lugares dada la dificultades que se está viviendo y el aumento exponencial de casos, los Cecoed se han comunicado y nos han pedido encarecidamente (la suspensión presencial de las ceremonias). En esos casos se ha atendido”, comentó, por su parte, Fajardo.

El presidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay subrayó que la pandemia no afecta solo lo litúrgico. “Hay muchas comunidades nuestras que están haciendo actividades de solidaridad y de escucha. Mucha gente tiene necesidad de estos espacios de oración y de encuentro por la angustia”, sostuvo.

Por último, recordó que el protocolo que rige se viene cumpliendo por lo que las celebraciones se realizan con un aforo del 30% de la capacidad de los templos, el uso obligatorio de tapabocas y alcohol en gel, además del el registro de nombre y teléfono de todos los asistentes, así como también la suspensión del tradicional saludo de la paz que se hace en cada misa, y que la comunión se de exclusivamente en la mano.

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba