Deportes

El polémico gol de Racing frente a Colón en el último minuto: ¿Cvitanich en offside?

Racing jugó el mejor partido de la era Pizzi, nada menos que frente el puntero de la Zona 1, Colón de Santa Fe. Sin embargo, como le pasó contra Independiente donde había mostrado una leve superioridad, la Academia ganó en el último minuto y con un gol polémico.

Esta vez los de Pizzi dominaron las acciones durante todo el partido, a diferencia del clásico con Independiente donde el Rojo había tenido la chance más clara del primer tiempo. Después, Racing mantuvo una posición de pelota cercana al 70 por ciento y la intención de atacar, aunque con muy pocas ideas. Lo sabido: el triunfo llegó gracias al penal que aprovechó Copetti tras un grotesco penal de Vigliano a favor del pibe Maggi.

El partido de este domingo por la tarde fue diferente. Pizzi llegaba en la cuerda floja tras la baja performance de Racing frente a Rentistas en Montevideo. Y hasta un empate lo dejaba en jaque. Así Racing, que padece mandíbula de cristal, arrancó perdiendo 1-0 tras una mala salida de Arias que permitió que el Pulga Rodríguez cabecera sin saltar en el área. Un ataque y uno a cero para el Sabalero.

El pibe Cáceres, gran aparición en el lateral derecho de Racing.

El pibe Cáceres, gran aparición en el lateral derecho de Racing.

Nacho Piatti lo empató sobre el final del PT tras una gran jugada del pibe Juan Cáceres, la figura del partido. Y así se fueron al segundo tiempo, en parda.

A la vuelta, Racing lo buscó todo con la gambeta de Lovera, las subidas de los laterales, Mena y Cáceres, más la potencia de Copetti. Pero el gol recién llegó en el minuto 48. Al final, igual que con Independiente y Rentistas.

La Academia tenía el último córner tras un disparo de Cvitanich que había ingresado minutos antes. Entonces fue Cáceres el que peinó el centro de Miranda que Darío Cvitanich intentó peinar y, al no conectar, confundió al arquero Burián. El delantero estaba en posición adelantada, el línea atinó a levantar la bandera y no corrió hacia el medio, pero el árbitro Pablo Dóvalo convalidó el gol. 

Cuando los jugadores le reclamaron al línea les contestó: “No cabecea”, sin tener en cuenta que Cvita había molestado la final del arquero sabalero.

La Academia, que merecía el triunfo, se va otra vez con tres puntos debajo del brazo pero con cierto sabor a injusticia. Y Colón que, si ganaba clasificaba a la siguiente etapa, y podría perder el liderazgo absoluto de la Zona 1 se fue con sensación de impotencia. Las imágenes del Pugar Rodríguez lo dicen todo. 


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba