Sin categoría

El cambio que se viene en regulación de propinas en Uruguay, ¿qué dicen los involucrados? – Noticias de Uruguay y el mundo actualizadas

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Las personas en Uruguay han cambiado el uso de los medios de pago: cada vez menos se utiliza el efectivo en detrimento de tarjetas y otros electrónicos. Es más, según datos del Banco Central, en el primer semestre de 2022, el 68% de los montos totales operados fueron gestionados con medios de pago electrónicos (tarjetas, transferencias bancarias, etc.), cuando en 2015 apenas eran el 11%.

Por ello, en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados notaron que existe un dilema en lo que refiere al sector de servicios para los trabajadores que reciben una propina, ya que a la hora de pagar, las personas generalmente lo hacen con su tarjeta y no en efectivo.

Aunque algunas empresas aceptan que la propina pueda efectuarse a través de este método de pago, muchas de ellas aún no aplican esta opción, quitándole la posibilidad a sus trabajadores de recibir su propina por otro medio que no sea el efectivo.

Así, en octubre de 2022 se puso sobre la mesa un proyecto de ley -que aún no ha sido aprobado-para regular el pago de propinas a través de medios electrónicos, ya que la tecnología para hacerlo existe pero los empleados de varios sectores -hotelería, estaciones de servicio, deliveries, repartidores de garrafas o taxímetros-ven disminuidos sus ingresos debido a que la propina no siempre puede abonarse de esta manera.

El diputado Sebastián Sanguinetti, uno de los autores del escrito, aseguró que algunos grupos de trabajadores le explicaron que ellos han perdido gradualmente dichos ingresos de propina porque en sus trabajos no aceptan el medio electrónico, por lo que de $ 3.000, $ 5.000 y hasta $ 6.000 que recibían por semana por propinas, actualmente perciben apenas $ 1.000.

¿Por qué el proyecto no podría funcionar?

Fernández sostuvo que de implementarse este nuevo proyecto de ley en el 2023, los empleadores “se van a ver metidos en algo que es de los empleados”, debido a que luego el Banco de Previsión Social (BPS) tendría injerencia en los controles para ver si la propina fue distribuida correctamente en cada comercio, por lo que de ponerse en marcha “crearía grandes problemas legales”.

Por ende, de momento, creen que “es algo que no podría funcionar, ya que “es una tasa que se le agregaría al servicio”.

El artículo 1 de dicho proyecto explica que “todo trabajador que habitualmente perciba propina, o que desempeñe tareas en las que es de estilo o costumbre recibir propina, tiene derecho a que la misma sea pasible de abonarse a través de los medios de pago definidos en el artículo 1º de la ley N° 19.210 (de inclusión financiera), de 29 de abril de 2014. El empleador tiene la obligación de aplicar la tecnología disponible para que los clientes puedan incluir las propinas en la transacción y por el mismo medio de pago por el que se efectúe el pago del servicio o producto al cual accede la propina”.

De esta manera, Sanguinetti sostiene que se subsanaría este problema que afecta el bolsillo de varios trabajadores.

Otro punto importante del proyecto tiene que ver con las comisiones, ya que Sanguinetti explicó que una tarjeta internacional se encontraba cobrando una comisión a la propina mediante el cobro de un gasto fijo de administración más IVA, por lo que muchos trabajadores y empleadores le demostraron su disconformidad respecto al tema al sentirse afectados.

Consultado sobre esta problemática, Alberto Latarowski, secretario gastronómico de la Asociación de Hoteles y Restaurantes (AHRU), dijo a El País que “esta bueno prohibir a las tarjetas que cobren aranceles sobre las propinas porque eso no es una venta, es un servicio subpago al mozo y no a la empresa”.

Además, en referencia al proyecto en su totalidad, comentó que le parece que “está bueno que se obligue a las empresas que acepten la propina por medios electrónicos, ya que muchas veces los clientes no tienen efectivo y por ende los mozos pierden de ganar la propina por no poder recibirla por medio de las tarjetas”.

También cree que es necesario -en el caso de que el proyecto se apruebe- que las empresas logren organizarse internamente con sus empleados para que esta implementación funcione bien, partiendo de la base de que es fundamental que prohiban el cobro de comisiones o aranceles sobre esas propinas para que no se generen incertidumbres y problemas entre los empleados y empleadores.

Para Sebastián Freire, presidente de la Corporación Gastronómica de Punta del Este, “la propina no debe ser gravada con comisión por parte de las tarjetas de crédito”, ya que es un servicio tanto de la empresa como de las tarjetas el poder financiar y articular el cobro de propina mediante medios electrónicos, pero partiendo de la base de que no se deben cobrar comisiones de las mismas. Sostuvo que vienen trabajando hace ya algunos meses en relación a este inconveniente.

Otro aspecto importante del proyecto refiere a la administración del dinero proveniente de las propinas.

Sanguinetti indicó que si bien por convenio colectivo en el rubro gastronómico está establecido que la administración de ingresos de propinas es exclusiva de los trabajadores y que los empleadores no tienen derecho de distribuir a su voluntad los montos a los diferentes trabajadores, hay varios rubros que no están regulados y no se puede controlar lo que hace la empresa con las propinas.

De hecho, el legislador manifestó que hay casos donde el empleador hace uso de la propina para pagarle a proveedores o para cuestiones de la empresa, cuando dicho dinero es del trabajador, pero como no hay regulación al respecto, no estaría ocurriendo ninguna irregularidad.

Por ello es que este proyecto de ley plantea que la disposición y distribución de la propina debe ser un derecho exclusivo para los trabajadores y no del empleador.

Sanguinetti afirmó que el proyecto es “sencillo y aplicable”, ya que la tecnología para realizarlo ya está disponible mediante el uso del POS (punto de venta por su sigla en inglés, el aparato que lee las tarjetas), por lo que las empresas no deben desembolsar dinero para gestionarlo correctamente.

Respuesta del MEF y la opinión desde Cambadu

El 17 de noviembre de 2022, la Comisión de Hacienda tramitó un escrito al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para realizar consultas sobre los artículos de la ley propuesta. Luego de ser analizada, el MEF emitió su respuesta e hizo énfasis en el artículo 3 del proyecto, que establecía lo siguiente: “Las propinas abonadas y percibidas conforme a las disposiciones de la presente ley no podrán ser objeto de descuentos o deducciones de cualquier naturaleza por parte del empleador”.

En cuanto a este punto, el MEF entendió que “dicha disposición estaría estatuyendo un régimen diverso sobre las deducciones aplicables a las propinas, sin perjuicio de otras deducciones tributarias de las que son o pueden ser objeto”. Por ello, decidieron remitir el tema a la Asesoría Tributaria para obtener su opinión calificada.

La Asesoría Tributaria informó que “las propinas están sujetas a tributación en materia de seguridad social por las Contribuciones Especiales a la Seguridad Social (CESS) y por Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En consecuencia, sugirieron cambiar la redacción final del tercer artículo, agregando que no se podrán realizar descuentos o deducciones de la propina “con excepción de los tributos aplicables a la misma por los que esté designado responsable”.

Cambadu

En relación al proyecto en su totalidad, Daniel Fernández, presidente del Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines (Cambadu), aseguró a El País que se oponen al proyecto y que “es una locura”, debido a que sostienen que la propina debe ser considerada por cada cliente en relación a lo que ellos consideren pertinente por el servicio prestado, por lo que de aprobarse el proyecto perjudicaría la relación entre empleados y empleadores, generando “resquemores con el personal interno, que además ya lo hay”.

Por ello, Fernández afirmó que lo “más justo es lo que existió siempre, la gente da de propina lo que quiere y puede sin presiones”.

Source link

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior