Política

Dos niñas y su padre desaparecieron hace 20 días en Tenerife

Diecinueve días después de la desaparición de un hombre de 37 años y sus dos hijas de uno y seis, la Guardia Civil española y el resto de cuerpos policiales que integran el equipo de búsqueda de esta investigación declarada secreta, continúan con su labor por tierra, mar y aire. 

Este lunes, los operativos de búsqueda realizaron el cuarto registro de la finca del padre de las niñas a fin de identificar los objetos que este pudo llevarse consigo. 

Anna y Olivia (uno y seis años, respectivamente) desaparecieron el pasado 27 de abril Tenerife junto a su padre, Tomás Gimeno. El hombre debía devolver a las niñas a las 21 horas de ese martes según el contrato de separación. Sin embargo, abandonó la isla en una embarcación recreativa propia que, horas después, fue hallada a la deriva y con sus propios restos de sangre, a ocho kilómetros del punto de salida.

Antes de desaparecer, Gimeno realizó dos llamadas telefónicas a Beatriz, expareja y madre de las niñas. En la primera le avisó que estaban cenando y, en la segunda, la amenazó con que no volvería a ver a las niñas.

El responsable del puerto deportivo de Santa Cruz de Tenerife, Enrique Alonso, explicó que Gimeno entró hasta en tres ocasiones en el recinto, y zarpó en dos momentos distintos: a las 21:30 horas y a las 00:30 horas. Sin embargo, el vigilante de turno aseguró no haber visto a las niñas en ninguna de las dos oportunidades

Según informaba el diario El País, al forense Miguel Lorente llamó la atención los mensajes de despedida a padres y amigos y el cambio tan drástico de las dos llamadas a la madre de las niñas. 

“No tiene sentido un cambio de relato tan drástico y con esa violencia implícita sin que haya ocurrido algo en ese tiempo. Eso lo podía haber dicho a la primera, salvo que no quisiera alertarla para que ella no pudiera reaccionar entonces”, explicó, concluyendo que “lo tenía muy bien pensado“. 

Por el momento, la familia de Beatriz sigue difundiendo imágenes de las niñas, sin perder la esperanza de encontrarlas con vida. 

 

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba