Deportes

desde la Bombonera, minuto a minuto


El Apache pidió la palabra. Y este viernes será su voz la que corte con tantas versiones en torno a su futuro. Por eso, Carlos Tevez le pidió a Boca organizar (con dificultades en tiempos de pandemia) una conferencia de prensa en la que brindará detalles sobre su presente y lo que serán sus próximos meses.

El escenario está abierto, con tres opciones sobre la mesa: su despedida del club para continuar jugando en otro sitio (el mercado de la MLS se abre en julio), su retiro de la actividad o bien, aunque sería extraño, ratificar su continuidad en este momento pero dejar en claro que dejará la institución en diciembre.

Tevez tiene un contrato vigente con Boca hasta fin de año, pero también posee en su vínculo una cláusula para dejar el club el 30 de junio. Fue algo que acordó con la actual CD cuando renovó su vínculo en el invierno pasado, en el comienzo de la pandemia. Por eso desde hace días se especula sobre la chance de su partida, pese a que este contexto era el menos propicio para eso: Boca tiene por delante la Copa Libertadores, él es titular en todos los juegos para Miguel Ángel Russo y tiene un contrato por cumplir todavía.

Al igual que en su anterior partida de Boca, cuando se fue a China, la ambigüedad y la incertidumbre marca los plazos de su decisión final. El Apache reconoció que se manejó mal en enero de 2017 cuando partió hacia Oriente. Y ahora parece recorrer el mismo camino. De ahí que los constantes llamados de las últimas horas dejan lugar a la duda sobre sus próximos pasos, que se terminarán definiendo esta tarde cuando rompa el silencio en conferencia.

Según trascendió, Carlitos ya comunicó que no está en condiciones anímicas de seguir en el club. Fue lo que le habría planteado al Consejo de Fútbol, liderado por Juan Román Riquelme. Sin embargo, el bichito de jugar la fase final de la Libertadores y sacarse la espina de encima también talla. El plantel le pidió que siga. Y con Russo mantiene el buen feeling de siempre.

Se espera que en estas horas tenga una charla con Román y luego expondrá las razones o motivos de su determinación. El veredicto será de los hinchas, quienes en las redes desde hace días debaten entre el pedido de permanencia para su último ídolo, las críticas por su nivel futbolístico y el recuerdo de la última vez que dejó el club a mitad de camino, cuando emigró a China.

En la cabeza de Carlitos, sin embargo, no solo está la situación en el campo de juego. Fue un 2021 complicado con la muerte de su padre, arrastró molestias físicas después de un semestre agotador en la competencia y aunque en público jamás expuso una sola crítica, en su día a día en el club fue perdiendo relevancia luego del cambio político. Algo más: su apellido en las últimas semanas también cayó en la grieta nacional, con la discusión sobre su aporte a las grandes fortunas y el juicio por la investigación de los parques eólicos con el ex Presidente de la Nación. Todo llegó a sus oídos.

La conferencia de prensa tiene sus limitaciones por las restricciones (no se permiten más de 20 personas en un espacio cerrado) pero la idea de Boca es que el Apache sea quien le ponga voz a su despedida del club, a su adiós al fútbol o a una continuidad que no hacía falta anunciar. Y que por eso suena a improbable.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba