Deportes

Defensa le dio un golpe a Estudiantes y ayudó a River, a Talleres… Y a Boca

[ad_1]

Defensa y Justicia fue muy superior a Estudiantes de La Plata y lo venció 2-1 en el Estadio Norberto Tomaghello para cerrar la jornada del viernes perteneciente a la fecha 16 de la Liga Profesional de Fútbol. El local, así, le dio una mano a River Plate, el líder, y a Talleres de Córdoba, el escolta, impidiendo que el León se acerque en las posiciones, pero también ayudó a Boca Juniors si se mira la tabla de la clasificación a las copas internacionales.

Estudiantes evidenció flaquezas impropias tanto de su historia como de los bien ponderados equipos de Ricardo Zielinski. En la defensa, allí donde siempre se ha hecho fuerte, penó casi desde el minuto cero. Con un mediocampo que poco hizo de filtro y una defensa que nunca ofreció solidez, todo se le hizo cuesta arriba a la visita.

En dos jugadas consecutivas los de Sebastián Beccacece avisaron y luego encontraron la diferencia. Bastó un giro de Pizzini en la primera para dejar desairados a dos marcadores en la mitad de la cancha y ponerle una gran pelota en profundidad a Bou, quien se la quiso devolver pero fue bien tapado por Andújar.

Segundos más tarde, el que se filtró por la derecha del ataque fue el uruguayo Merentiel, quien recibió una bola que lo dejó mano a mano y, pese a estar bastante volcado hacia el lateral y a un buen achique del arquero, definió pegado al palo.

La visita la pasó realmente mal cuando no tuvo la pelota. No presionó lo suficiente a los pasadores, les dio tiempo de pensar y ejecutar y, como para completar el combo, no retrocedió bien, no marcó escalonado y siempre algún defensor salió tarde.

Pero Estudiantes siempre es Estudiantes. Y de pelota parada -cómo si no- encontró la igualdad luego de que Ayoví bajara una buena pelota a la salida de un córner y Gustavo Del Prete, de media vuelta, venciera a Unsain. Pidió mano todo el equipo local, pero la pelota dio en el brazo del marcador.

Había equiparado las acciones para entonces, al menos en ese ratito, y lo seguiría haciendo. Todo gracias a un pequeño ajuste de Zielinski: mandar a Pellegrini de punta y parar a Del Prete de enganche. Así encontró el juego que le había faltado.

Pero el fútbol también es fútbol, es cambiante y los de Beccacece se adelantaron cuando Estudiantes estaba mejor. Si algo no cambió, eso fue la defensa visitante. Entonces, aunque Defensa no encontraba los caminos, sí encontró un centro y allí estuvo Bou para anticiparse a la última línea -que no dejó de padecer pese a tener menos trabajo- y volver a marcar la diferencia.

Estudiantes no pudo recuperarse. Defensa podría haber ampliado la ventaja, incluso, pero no lo hizo. La visita intentó con desesperación en el cierre, pero no logró torcer la balanza y se complicó en todas las tablas en las que se piensa en grande.

[ad_2]
Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba