Deportes

Bochornosa asamblea en Independiente, entre problemas para leer e insultos de Hugo Moyano

Independiente vivió este miércoles una bochornosa asamblea especial que empezó con problemas de lectura de un acta y terminó con insultos del presidente del club Hugo Moyano a opositores a su lista a quienes trató de “marmotas”, “estúpidos” e “imbéciles”.

Fue en una reunión directiva en la cual se aprobó por mayoría el presupuesto del club hasta junio de 2022, una obligación que venía demorada, en el marco del rojo financiero de la gestión y la situación de la pandemia.

Todo empezó cuando Hugo Moyano empezó a leer el “orden del día”, es decir, el temario oficial de la asamblea convocada en el gimnasio del colegio del club, ubicado en Avenida Alsina al 800, que tenía previsto tratar el presupuesto y la elección de seis miembros de la Junta Electoral.

Había 58 representantes por la Agrupación Independiente (la mayoría), 4 por la Lista Roja y otros 4 por Puro Sentimiento Rojo.

Previo a las palabras del presidente, al momento de conformar la Junta Electoral para los comicios de diciembre próximo se escogió a Eduardo Rubio, Fernando Gianastazzio, Walter Curia, Fabián Ciol y Miguel Otero, de la Agrupación Independiente, y a Alejandro Viñariño, de Lista Roja.

Ya desde el primer minuto el sindicalista tuvo dificultades para leer el acta, desistió en su intento de alocución y le pasó las hojas a Héctor Maldonado, secretario general del Rojo.

Puede que a Moyano lo hayan traicionado los nervios ante la lectura pública o sus propios lentes, ante una letra demasiado pequeña del documento.

El sucesor parecía envalentonado ante la tarea pero tuvo aún más complicaciones que el dirigente camionero, en especial con la palabra “epidemiológico”.

Seguidamente el contador del club, Daniel González, pasó a explicar los números del presupuesto moyanista, con su gasto e inversiones propuesto para el período que va del 1 de julio de 2021 al 30 de junio de 2022.

Así las cosas, la asamblea empezó a calentarse cuando uno de los representantes de la agrupación opositora a Moyano criticó lo expuesto por el contador y denunció que en 2017-2018 el presupuesto “tuvo un desvío de 100% entre lo presupuestado y ejecutado” y de 2019 a 2020, ese valor se disparó a 1.500%.

Según se puede ver en la filmación, en medio de todo ese debate hubo un fuerte grito de “¡Moyano delincuente, sinverguenza!” ,tras lo cual un grupo de presentes salió hacia fuera del gimnasio en busca, al parecer, de esa persona que había gritado. No se supo bien quiénes salieron en su búsqueda.

Finalmente -y tras la aprobación del Presupuesto- todo terminó de pudrirse al momento de la votación de los integrantes del órgano electoral, ya que la oposición reclamó un miembro más mientras que la mayoría señalaba que no se podía por estatuto.

Moyano, ya visiblemente enojado, irrumpió dirigiéndose a un opositor:  “Es una situación anormal la que estamos viviendo. Tuvimos que esperar la fecha para hacer esta asamblea dado que antes no se podía por la pandemia, ni siquiera las organizaciones gremiales pueden hacer las elecciones. ¿En qué país vivís vos?“. 

Tras explicar que tenían un tiempo limitado para la asamblea por el protocolo sanitario, continuó: “No podemos hacer una crítica de que no se convocó a tiempo. Empiezan a filosofar. Hay clubes que deben 10 veces más que nosotros y tienen un desastre. No me imagino si tuvieran que gobernar y conducir”.

Remató: “Hay que tener agallas para conducir una institución como un club deportivo porque sin agallas no se puede conducir. Por eso estos imbéciles que putean y rajan a la mierda… Si tuvieran agallas vendrían aquí y lo plantearían. Parece que están surgiendo estos marmotas que no sirven ni para espiar, esos estúpidos que empezaron a aparecer ahora. No nos asustan”.

Tras cartón, el sindicalista trató de “afiliados” a los socios, ya salido de eje y levantó la sesión, de manera algo abrupta. A sus espalda se veía a su hijo menor, Jerónimo Moyano (21), que no es dirigente del club (al menos nunca fue oficializado como tal) pero ocupó una silla en la asamblea como si lo fuera y suele realizar actividades en representación del club.

Jerónimo Moyano cuidándole la espalda a su padre Hugo

Jerónimo Moyano cuidándole la espalda a su padre Hugo

Balance rojo

Moyano es presidente de Independiente desde julio de 2014. Desde entonces, el club cambió de entrenador once veces. No sale campeón a nivel nacional desde 2002 y sus últimos festejos fueron la Copa Sudamericana 2010 y 2017 (único título de la gestión Moyano).

Llegó a la presidencia tras la fallida gestión de Javier Cantero, presidente que quiso sacar a la barra brava de “Bebote” Álvarez y se terminó yendo al descenso.

En diciembre habrá elecciones en el club y la falta de unidad de la oposición favorece a Moyano, quien ha ganado sus mandatos por amplia diferencia.

También en diciembre pero del año pasado, la gestión de Moyano aprobó el balance que al 30 de junio de 2020 arrojó un pasivo de 2.807.225.579 pesos, lo que indicaría que la deuda creció un 70 por ciento desde entonces. Hasta febrero de 2020, Independiente había incorporado 57 futbolistas.

Pablo Moyano, su hijo al frente del gremio Camioneros y que pesó fuerte en el club desde la vicepresidencia, es investigado por defraudación y fue sobreseído por supuesta asociación ilícita, en un presunto manejo de los barrabravas, que denunciara el propio “Bebote”.

DS/DB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba