29 mayo, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Uruguay inflación baja logros del BCU

URUGUAY – Banco Central del Uruguay: Contribuyendo a una Economía Estable. El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU), Diego Labat, destacó recientemente la importancia de mantener una inflación baja para el bienestar de la sociedad uruguaya. En su disertación ante cámaras empresariales el pasado martes 2, Labat señaló que el año 2023 cerró con la inflación más baja de los últimos 18 años, y proyecta que se mantenga dentro del rango establecido por el Gobierno durante al menos 10 meses más.

La estrategia del BCU bajo esta administración se ha sustentado en cinco pilares fundamentales. En primer lugar, se ha reducido el rango objetivo de inflación al 3,6%, buscando así mantener un control más estricto sobre este indicador clave. Además, se ha optado por el uso de la tasa de interés como instrumento principal para gestionar la política monetaria del país.

Una comunicación más efectiva con todos los sectores de la sociedad también ha sido una prioridad para el BCU. Se han implementado reportes, boletines y se han llevado a cabo reuniones con diversos actores económicos y sociales para garantizar una mayor transparencia y comprensión de las políticas monetarias implementadas.

Otro aspecto relevante es el proceso de desdolarización que se está observando en Uruguay, reflejado en depósitos, créditos y transacciones comerciales. Este cambio busca reducir la exposición del país a las fluctuaciones del dólar y fortalecer la estabilidad financiera nacional.

Finalmente, el BCU ha adoptado la libre flotación del tipo de cambio como parte de su estrategia, permitiendo que el mercado determine el valor de la moneda uruguaya en relación con otras divisas extranjeras.

Es importante destacar que el BCU ha implementado un régimen de objetivos de inflación, siguiendo el modelo de otros países de la región y del mundo como Chile, Brasil, Colombia, Perú, Estados Unidos y varias naciones europeas. El objetivo actual de inflación se sitúa en el 4,5%, con una tolerancia entre el 3% y el 6%, y el Banco Central se compromete a mantener el índice dentro de este rango.

En caso de desviaciones significativas respecto al objetivo de inflación, el BCU está preparado para actuar ajustando las tasas de interés según sea necesario, una medida que se ha utilizado históricamente para controlar la inflación.