24 mayo, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Terremoto en Taiwan demolición del Urano

CHINA – Demolición en Taiwan tras Terremoto. El viernes marcó el inicio de la demolición del Edificio Urano en Taiwan, luego de un devastador terremoto de magnitud 7,3 que sacudió el distrito de Hualien el miércoles pasado. Esta estructura de 10 pisos quedó gravemente inclinada, representando un riesgo para los residentes y transeúntes. Las autoridades locales informaron que, de las 25 personas atrapadas, solo una fue encontrada sin vida.

El desastre, que causó estragos en la costa oriental de la isla, ha mantenido en vilo a la comunidad internacional. Desde el momento del sismo, equipos de rescate trabajaron incansablemente para salvar vidas y garantizar la seguridad de los afectados. Si bien la mayoría pudo escapar antes de que el edificio se inclinara peligrosamente, el rescate de aquellos atrapados demandó una ardua labor.

El Edificio Urano, construido en 1986, ya había sufrido daños considerables en un terremoto anterior en 2018. A pesar de haber sido reparado completamente, la reciente tragedia revela la fragilidad de la estructura ante eventos sísmicos de gran magnitud. Especialistas aseguran que la inclinación del edificio no ha variado desde el jueves por la noche, lo que permitirá completar las labores de demolición en aproximadamente dos semanas.

Las cifras de víctimas continúan aumentando, con 12 personas confirmadas fallecidas y otras 16 aún desaparecidas, todas en la zona montañosa de Hualien. Este desafortunado evento ha generado preocupación y solidaridad en todo el mundo, y las autoridades locales continúan coordinando esfuerzos de rescate y ayuda para enfrentar esta tragedia.

En Uruguay, este acontecimiento ha generado interés y reflexión sobre la importancia de la infraestructura resistente ante desastres naturales. Si bien el país no se encuentra en una zona de alta actividad sísmica, la necesidad de preparación y prevención es una lección que no puede pasarse por alto.

El incidente en Taiwan resalta la importancia de la solidaridad global y la cooperación internacional en momentos de crisis. Mientras el mundo se une para brindar apoyo a las víctimas y sus familias, también se despierta un sentido de conciencia sobre la vulnerabilidad humana frente a la fuerza implacable de la naturaleza.