25 mayo, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Inundaciones en Brasil

BRASIL – Devastadoras inundaciones en Brasil dejan un rastro de destrucción y desesperación en el sur del país. Las intensas lluvias han cobrado la vida de al menos 84 personas y dejado a 111 desaparecidos, sumiendo a cientos de miles en la angustia y la incertidumbre.

Según las autoridades regionales, las precipitaciones continuas han impactado severamente a más de 840,000 habitantes en 345 municipios, dejándolos sin acceso a alimentos, medicinas y servicios básicos como electricidad y comunicaciones. La magnitud de la tragedia es evidente en las imágenes satelitales difundidas por la agencia meteorológica Metsul, que muestran extensas áreas bajo el agua y comunidades enteras devastadas.

En la ciudad de Porto Alegre, el río Guaíba ha alcanzado niveles históricos de más de cinco metros, inundando el centro histórico y obligando a la evacuación de miles de residentes. Con más de 1.2 millones de hogares y negocios sin electricidad, y 98 municipios sin servicios de telefonía e internet, la región enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes.

Los deslizamientos de tierra y el desbordamiento de ríos han dejado 61 carreteras bloqueadas, dificultando los esfuerzos de rescate y la distribución de ayuda. El aeropuerto de Porto Alegre ha suspendido todas sus operaciones y podría permanecer cerrado hasta fin de mes, exacerbando aún más la situación para quienes intentan acceder o salir de la región afectada.

El presidente de Brasil, junto con las autoridades locales, ha lanzado una operación de socorro masiva, movilizando recursos y personal para asistir a los afectados y restaurar la infraestructura dañada. Sin embargo, la magnitud del desastre plantea desafíos significativos, y se espera que la recuperación lleve meses, si no años.

Mientras tanto, la solidaridad internacional se ha manifestado, con países vecinos y organizaciones de ayuda enviando suministros y expertos para colaborar en las labores de rescate y recuperación. Sin embargo, la urgencia de la situación requiere una respuesta rápida y coordinada para evitar más pérdidas humanas y aliviar el sufrimiento de aquellos afectados por esta tragedia sin precedentes.

La situación en Brasil continúa siendo crítica, con miles de personas desplazadas, infraestructura dañada y comunidades enteras sumergidas bajo el agua. A medida que las autoridades trabajan para responder a esta emergencia, la solidaridad y el apoyo de la comunidad internacional son más importantes que nunca.