26 mayo, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Amasia el próximo supercontinente

INTERNACIONALES – La historia geológica de nuestro planeta es un relato de cambio constante. Los continentes, en su deriva por millones de años, han formado y desintegrado supercontinentes, y ahora, un nuevo capítulo se está escribiendo con la eventual creación de Amasia.

Amasia, el futuro supercontinente, está proyectado para formarse en un futuro distante, una danza lenta de las placas tectónicas que nuestros ojos nunca verán. Sin embargo, la ciencia nos ofrece una ventana al pasado y al futuro de nuestro planeta, permitiéndonos comprender cómo era la Tierra antes y cómo será en el porvenir.

Hace más de 2 mil millones de años, un único continente llamado Nuna dominaba la superficie terrestre. Con el transcurrir del tiempo, Nuna se fragmentó, dando lugar a Rodinia. Posteriormente, hace 335 millones de años, Pangea emergió como un coloso, solo para comenzar a desmembrarse hace aproximadamente 175 millones de años.

La ruptura de Pangea dio origen a dos supercontinentes: Gondwana, al oeste, y Laurasia, al norte, separados por el vasto mar de Tetis. De este proceso surgieron las masas terrestres que conocemos en la actualidad: América, Eurasia y África, además de las islas de Oceanía y la Antártida.

El continente americano, dividido en América del Norte y América del Sur por el Canal de Panamá, se une a Eurasia y África para formar la configuración actual de los continentes. Sin embargo, esta distribución está destinada a cambiar con el tiempo, dando paso a la formación de Amasia.

Los científicos predicen que Amasia surgirá de la convergencia de América del Norte y Eurasia, creando un vasto supercontinente que abarcará impresionantes extensiones de tierra. Esta unión geológica transformará la faz de la Tierra, marcando un nuevo hito en su historia geológica.

La formación de Amasia no solo tendrá repercusiones geológicas, sino también geográficas, climáticas y biológicas. Los ecosistemas cambiarán, las rutas comerciales se modificarán y las culturas humanas se adaptarán a un nuevo escenario global.

Aunque los habitantes actuales de la Tierra no serán testigos de la formación de Amasia, la ciencia nos brinda la oportunidad de vislumbrar el futuro de nuestro planeta y comprender la dinámica cambiante de sus continentes. La historia geológica de la Tierra es una narrativa en constante evolución, y Amasia representa el próximo capítulo en este relato épico que abarca miles de millones de años.