Deportes

ya se entrena individualmente para los Juegos Olímpicos y le puso fecha a la decisión sobre su futuro

Luis Scola se encamina a los Juegos Olímpicos de Tokio, para los que faltan menos de dos meses. Está en Argentina después de completar la temporada con Varese y se entrena a diario en su campo de Castelli junto a sus dos preparadores físicos personales: Marcelo López, también PF de Boca, y Mariano Sánchez, hijo del Huevo, histórico entrenador del básquet argentino. Y el capitán tiene precisiones sobre su futuro.

El ala pivote viene diciendo hace rato que no debe haber sorpresa por la cercanía de su retiro. “Lo extraño sería que no estuviera pensando en retirarme“, suele repetir, sorprendido de la forma en que se habla del fin de su carrera y del rebote que tiene dicha posibilidad, pero también entendedor de que ocurre porque se tratará ni más ni menos que de un momento bisagra en la historia del deporte argentino.

Y lo que está claro es que no tomará decisiones apresuradas. Es decir que no habrá una determinación antes de los Juegos Olímpicos. Es un hecho que la comunicación tampoco ocurrirá cuando finalice el certamen en Tokio, en tierras asiáticas, independientemente de lo que ocurra con la Selección, que irá a Japón con el cartel y la chapa de ser la actual subcampeona del mundo.

Tapa del libro "Luis Scola, el abanderado", escrito por el periodista de Clarín Mauricio Codocea.

Tapa del libro “Luis Scola, el abanderado”, escrito por el periodista de Clarín Mauricio Codocea.

Scola decidirá si sigue jugando el próximo mes de septiembre, después de Tokio 2020 y antes de tener que arrancar una eventual temporada con el Varese. Tiene contrato con el club por una temporada más, pero al momento de firmar el año pasado fue claro con la dirigencia y le manifestó que la seguridad del compromiso se limitaba a esta campaña que acaba de terminar para él. Los directivos italianos lo entendieron, pero de todos modos quisieron firmarle por otro año para mostrar la confianza que le tenían.

Scola respondió con creces dentro de la cancha pero también les dio la razón a Andrea Conti, el mánager del equipo, y a Antonio Bulgheroni, leyenda del básquet italiano que ejerce como asesor, de que ese convencimiento casi inmediato que habían tenido al conocerlo no era infundado.

De hecho, en el club ya le han manifestado a Luifa el interés por convertirlo en dirigente de la sociedad (el Varese, algo habitual en los clubes europeos, es una S.R.L.). “Me gusta mucho la idea”, le reconoció el capitán argentino a los periodistas italianos Gabriele Galas dio y Fabio Gandini cuando le consultaron al respecto sobre esa información que trascendió.

Y en este tiempo, incluso, Scola tendrá el teléfono abierto para todo tipo de consulta que quiera hacerle la gente del Varese respecto a la planificación.

Luis Scola fue figura este año en Varese. Foto Twitter @PallVarese

Luis Scola fue figura este año en Varese. Foto Twitter @PallVarese

De todos modos, y tal como hizo antes del Mundial 2019, cuando no tenía tomada una decisión pero sí sabía que iba a llegar a una conclusión tras el torneo, en este caso hizo lo mismo: como sabe que la única presencia garantizada en el futuro es la de los JJ.OO. le avisó al manager del club que, cuando empiece a pensar en un equipo para la próxima temporada se imagine, en principio, un plantel sin él.

Pero la puerta para la continuidad 7 está abierta. Es chica, pero está. Todo dependerá de cómo se sienta físicamente, de qué tanto crea que puede aportarle al equipo (en esta temporada que ahora está en playoffs Luifa fue el tercer máximo goleador, con 17,8 puntos) y de lo que charle con su quinteto ideal: su esposa Pamela y sus hijos Tiago, Tomás, Matías y el pequeño Lucas.

Por lo pronto, Scola tiene ya la cabeza en los Juegos Olímpicos y nada lo moverá de ese objetivo.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba