Deportes

Valentín Castellanos, el mendocino que vale 10 millones de dólares y que se disputan los «amigos» Gallardo y Guardiola


En los últimos tiempos se habló mucho del paralelismo entre Marcelo Gallardo y Pep Guardiola. Cada cual a su escala, cada uno con sus logros y en una punta distinta del planeta, se repartieron elogios y suelen recibir las aclamaciones del ambiente futbolero.

Hay un futbolista que fue elogiado por ambos entrenadores pero que no juega ni en el Manchester City de Pep ni en el River del Muñeco: Valentín Castellanos. Es mendocino, tiene 23 años, la rompe en la MLS y está en la el radar de ambos.

Si llega a concretarse su arribo a Núñez, no sería la primera vez que el pibe pisa esas instalaciones. Ahora con otra espalda que la que tenía a los 14 años cuando fue a probarse con la camiseta blanca con banda roja, le dijeron que lo iban a volver a llamar y nunca más lo hicieron.

Ahora lo llama Gallardo. «Es muy lindo que te llame alguien del cuerpo técnico de Gallardo y saber que se están fijando en vos. Me plantearon la situación sobre si quería jugar en Argentina. Es uno de los mejores entrenadores del mundo, no le podés decir que no», admite Castellanos.

Cada vez serán más comunes las historias como la de este delantero que nació en Guaymallén el 3 de octubre de 1998 y no jugó ni un minuto en su país. Ocurre en la Selección donde Dibu Martínez encuentra la relevancia que no había podido lograr en el arranque de su carrera o Emiliano Buendía y Nahuel Molina entran a una familiaridad que no tenían con el común de los futboleros de estas tierras.

Castellanos tiene 23 años. A los 17, luego del rechazo en River y Lanús, donde le dijeron que era muy chiquito, armó las valijas y arrancó su carrera en la Universidad de Chile.

Allá debutó en Primera División, finalizó sus estudios secundarios y luego fue vendido a Montevideo City Torque, de Uruguay. Ahí dejó de jugar de extremo para convertirse en centrodelantero y ascender a Primera.

Luego llegaría el salto a la MLS para jugar en el New York City, de la misma franquicia, y lograr el despegue. En 2021 se transformó en el primer argentino en ganar la Bota de Oro.

En una entrevista reciente con el diario Olé, Valentín, el nuevo anhelo de Gallardo para su River, repasaba sus inicios.

“En River me tenían que avisar para que volviera y nunca me avisaron –recordó-. En ese momento entendí la situación porque el club estaba con el tema del descenso y estaba muy complicado todo. Como justo estaba una semana más en Buenos Aires me fui para Lanús. Me dijeron que era muy flaquito, chiquitito y que no podía jugar ahí. Yo en vez de agachar la cabeza, a pesar de que obviamente me dolió porque es frustrante para un nene de 14 años que le digan eso, llegué a Mendoza y le pedí a mi mamá que me pagara un gimnasio. Ella sacó plata de donde pudo y yo empecé a meterle al gimnasio y tratar de crecer ahí”.

Este jueves, en conferencia de prensa, Gallardo sorprendió a todos cuando advirtió que seguía en la búsqueda de un delantero ante la salida de Jorge Carrascal y la venta de Julián Álvarez. Es sabido que el contexto económico del millonario ayuda por la venta de su joya (se iría en julio) al Manchester City, y la mira del Muñeco vuelve apuntar hacia la MLS.

Dos de los refuerzos para este mercado llegaron desde Estados Unidos: Tomás Pochettino y Leandro González Pirez. Y ahora el club estaría dispuesto a desembolsar cerca de 10 millones de dólares para traer a Castellanos.

“Vamos a buscar otro jugador porque se va Jorge (Carrascal), estamos evaluando y hay alternativas como la de Castellanos, que es difícil. Hablamos sobre algunas posibilidades y estamos abiertos a traer otro y para seguir fortaleciendo, pero no vamos a traer por traer sino que lo vamos a evaluar”, aclaró el DT.

Cuando Gallardo dice que no será fácil, contempla el potencial del delantero argentino. Y que la cadena de clubes del City Group que inició en Uruguay y continuó en Estados Unidos, tiene en su máximo exponente al equipo inglés.

Guardiola ya dijo lo suyo. “Sé que es un jugador calificado y listo para dar el siguiente paso en Europa.Ya veremos dónde», declaró Pep.

Mientras tanto Castellanos hace un equilibrio privilegiado. «Es difícil que me llame Pep pero es un sueño. Poco a poco, todo se da. Me encantaría que me dirija él», dice. Al tiempo que reconoce que es imposible decirle que no a Gallardo.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba