26 mayo, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Uruguay bajo agua

URUGUAY Persisten las inundaciones y sus consecuencias devastadoras. En la más reciente actualización del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae), se evidencia una ligera reducción en el número de desplazados a causa de las inundaciones en Uruguay, aunque la situación sigue siendo crítica. Actualmente, son 2.845 las personas afectadas en nueve departamentos del país, como consecuencia de las persistentes lluvias que azotan la región.

El informe del Sinae destaca que de las personas desplazadas, 590 han sido evacuadas por las autoridades, mientras que las 2.255 restantes se han autoevacuado, buscando refugio en áreas más seguras. Destacan los casos de Paysandú, Durazno y Salto como los departamentos más afectados, con cifras alarmantes de desplazados. Aunque se registra un descenso en algunas localidades, como Cerro Largo, Treinta y Tres y Tacuarembó, otras como Artigas, Durazno, Paysandú, Salto y Soriano experimentan un preocupante incremento en el número de afectados.

La crisis no solo impacta a las familias desplazadas, sino también a la infraestructura básica del país, con 538 servicios de energía eléctrica reportados como interrumpidos en varios departamentos. La mayoría de estos cortes se concentran en Paysandú y Treinta y Tres, generando una situación de emergencia en el suministro eléctrico.

Por otro lado, los cultivos clave de la temporada, como la soja, el arroz, el maíz y la caña de azúcar, enfrentan serios desafíos debido a las inundaciones. La industria citrícola y la fruticultura también están sufriendo graves consecuencias en plena zafra. Además, los cultivos de invierno podrían verse afectados por el retraso en el inicio de la temporada de siembra, lo que agrava aún más la situación agrícola del país.

El sector ganadero no escapa a esta crisis, con muchos productores que han perdido animales o se han visto obligados a vender su ganado a precios bajos debido a la falta de forraje y las dificultades para acceder a sus tierras.

El Sinae continúa monitoreando la situación y colaborando estrechamente con las autoridades locales para mitigar el impacto de estas inundaciones. Se están realizando esfuerzos para restaurar los servicios básicos y brindar asistencia a los afectados. La comunidad internacional está atenta a la evolución de esta crisis ambiental y humanitaria en Uruguay, mostrando su solidaridad y disposición a colaborar en las labores de recuperación.