Deportes

una racha negativa para los argentinos que cinco jugadores pudieron cortar

Wimbledon fue históricamente un escenario complejo para los tenistas argentinos, los que en su mayoría cargan con una racha negativa que sólo pudieron quebrar cinco representantes de dicho país en los 144 años precedentes del Abierto de Gran Bretaña.

Tan esquivo fue no sólo Wimbledon sino los torneos sobre césped para el tenis de la Argentina que Guillermo Vilas, el emblema máximo de este deporte a nivel nacional, pronunció una frase que pasó a la historia aunque con el tiempo la corrigió en parte: “El pasto es para las vacas”.

Claro que aquella sentencia dicha por un joven Vilas debió ser modificada por el propio marplatense después de que en 1974 ganara el Masters en Kooyong, Australia, un torneo que por entonces se jugaba en césped, al igual que el propio Australian Open.

Guillermo Vilas en Wimbledon: nunca pudo superar los cuartos de final.

Guillermo Vilas en Wimbledon: nunca pudo superar los cuartos de final.

“Les digo que estoy muy contento por haber ganado este Masters. Hace dos meses me preguntaron qué opinaba sobre el césped y contesté ‘el pasto es para las vacas’. Ahora digo que el pasto es un poco para las vacas y un poco para el tenis“, declaró entonces Willy.

Pero Vilas es un fiel reflejo de lo dificultoso que resultó Wimbledon para los argentinos: el zurdo, ganador de 62 torneos de ATP, entre ellos cuatro de Grand Slam, registra como mejores resultados en el Abierto Británico haber llegado dos veces a cuartos de final, en 1975 y 1976.

Gabriela Sabatini jugó la final en el césped londinense en 1988, pero se topó con la enorme figura de la alemana Steffi Graf, quien de todos modos tuvo que batallar mucho para ganarle a la argentina por 6-4, 3-6 y 8-6.

David Nalbandian con el plato para el finalista en la edición 2002 de Wimbledon. (AP)

David Nalbandian con el plato para el finalista en la edición 2002 de Wimbledon. (AP)

David Nalbandian fue otro que estuvo cara a cara con la gloria en 2002, cuando llegó a la definición del Abierto Británico pero el cordobés, de entonces 20 años, sucumbió frente al número uno del mundo de aquellos días, el australiano Lleyton Hewitt.

Juan Martín Del Potro no pudo avanzar más que a semifinales, y protagonizó el partido más largo en la historia de Wimbledon en esta instancia, con 4:43 horas en 2013 contra Novak Djokovic, en donde perdió por 7-5, 4-6, 7-6(2), 6-7(6) y 6-3.

Los argentinos que festejaron en Wimbledon

Hasta 2019 no se habían registrado títulos individuales en mayores para tenistas nacidos en la Argentina. El que rompió dicha dinámica fue el cordobés Gustavo Fernández, quien se coronó en la categoría en silla de ruedas.

Gustavo Fernández levanta el trofeo de campeón de Wimbledon en 2019.

Gustavo Fernández levanta el trofeo de campeón de Wimbledon en 2019.

En su tercera final en singles de Wimbledon, derrotó al japonés Shingo Kunieda y de ese modo se quedó con su quinta corona de Grand Slam, junto con Roland Garros (2016 y 2019) y el Abierto de Australia (2017 y 2019).

Antes, el Lobito se había coronado en dobles; fue en 2015, cuando junto al francés Nicolas Peifer derrotaron en la definición a Michael Jeremias (Francia) y Gordon Reid (Gran Bretaña).

También logró más de una corona en el All England Lawn Tennis and Croquet Club la rafaelina María Emilia Salerni, quien se consagró dos veces, en dobles y también en singles de la categoría junior.

Guillermo Coria y David Nalbandian, campeones de dobles en juniors.

Guillermo Coria y David Nalbandian, campeones de dobles en juniors.

El 8 de julio de 2000, la Pitu le ganó 6-4 y 7-5 a la ucraniana Tatiana Perebiynis y se quedó con el título sobre en el Grand Slam sobre césped categoría junior. En 1999, la santafesina había ganado el dobles junto a la checa Daniela Bedanova.

Otro título en juveniles se llevaron jugando dobles David Nalbandian y Guillermo Coria, también en 1999 y justo antes de pasar al profesionalismo. Y lo hicieron en una jornada maratónica, ya que tuvieron que jugar tres partidos el mismo día.

En cuartos de final les ganaron a los británicos Childs y Dickson por 7-6 6-4. Después vencieron a los también locales Nelson y Hilton por 3-6 7-6 17-15. Tras descansar un poco, les tocó la final con la energía que les quedaba. Y ganaron. Fue frente al búlgaro Todor Enev y el finlandés Jarkko Nieminen por 7-5 y 6-4.

Gaby Sabatini y Steffi Graf ganaron el dobles de Wimbledon en 1988.

Gaby Sabatini y Steffi Graf ganaron el dobles de Wimbledon en 1988.

En el mismo año en que protagonizaron la final en singles, Gabriela Sabatini y Steffi Graf fueron pareja en dobles en el césped del All England, una prueba de la amistad que las unía más allá de la gran rivalidad que tuvieron a finales de la década del 80.

Así, la argentina y la alemana ganaron la corona en 1988, tras vencer en la final a las soviéticas Larisa Neiland y Natasha Zvereva por 6-3, 1-6 y 12-10.

Hubo otro argentino que disputó tres finales en Wimbledon: Enrique Morea llegó a la definición en dobles mixto en 1952, 1953 y 1955, pero en ninguna pudo ganar el título.

María Emilia Salerni, campeona en singles y dobles en juniors. (AP)

María Emilia Salerni, campeona en singles y dobles en juniors. (AP)


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba