Uruguay

Una nueva masacre carcelaria deja un saldo de al menos 13 muertos

[ad_1]

Ecuador registró una nueva masacre carcelaria. En esta ocasión, como consecuencia de un enfrentamiento entre bandas de presos en un pabellón de mediana seguridad, que dejó un saldo de 13 muertos y al menos 2 heridos, la mayoría de ellos venezolanos. El hecho se produjo en la penitenciaría de la localidad de Santo Domingo de los Tsáchilas, a unos 80 kilómetros al oeste de la ciudad de Quito, el mismo centro carcelario en el que también 44 reclusos fallecieron durante una reyerta en mayo pasado.

«Lamentablemente, personal del Centro reporta al momento 13 PPL (personas privadas de la libertad) fallecidos y 2 heridos», señaló por Twitter el organismo estatal a cargo de las prisiones. El ministro del Interior, Patricio Carrillo, dijo durante una rueda que el gobierno maneja información que apunta a que «la mayoría» de las víctimas es de nacionalidad venezolana y precisó que con el apoyo de policías y militares «se retomó el control» de la cárcel.

Algunos periodistas y medios locales reportaron que el enfrentamiento entre presos dejó cuerpos decapitados y con extremidades desmembradas, tal como ha sucedido en las masacres que se viene sucediendo al menos desde 2021 y que desde entonces han dejado el escalofriante saldo de casi 331 muertos. «Los familiares de los reos se mantenían en zozobra en los exteriores de la cárcel, pues las imágenes de cuerpos desmembrados llegaban a sus teléfonos móviles”, señaló el diario local El Universo.

Carrillo manifestó que «este acto de barbarie prácticamente muy primitivo demuestra el perfil sicológico de muchas de las personas que se encuentran allí o que participaron al menos en este tipo de incidentes». El funcionario añadió que «hasta el momento se han levantado 13 cuerpos y está haciéndose una inspección total al interior del centro» penitenciario y que «es bastante probable» que aparezcan más cuerpos.

La compleja situación carcelaria de Ecuador es una de las cuestiones más ásperas que enfrenta el gobierno del presidente Guillermo Lasso. Desde 2021, el país ha registrado un total de siete matanzas carcelarias con cuerpos desmembrados e incinerados, producto de los cada vez más violentos enfrentamientos de bandas que tienen vínculos con carteles internacionales del narcotráfico y sostienen una guerra por el poder dentro y fuera de las penitenciarías de Ecuador.

Algunas de las masacres han pasado a figurar entre las peores de América Latina. En la actualidad, el país tiene un total de 65 centros penitenciarios con capacidad para unas 30.000 mil personas. Según las autoridades, existe una sobrepoblación del orden del 9%, que se ha reducido desde el 30% con la aplicación de indultos y beneficios por buena conducta. Esto en un complejo escenario de inseguridad. El año pasado, Ecuador registró, con un población de 17,7 millones de habitantes, una tasa de 14 asesinatos por cada 100.000 personas. Casi el doble que en 2020.

Ecuador se mantuvo durante muchos años relativamente a salvo de la violencia de sus vecinos Colombia y Perú, los dos mayores productores mundiales de cocaína. Sin embargo, la ola de criminalidad de los últimos tiempos relacionada con el narcotráfico ha dejado imágenes impactantes de cuerpos decapitados y colgados de puentes, al estilo de los carteles que operan en México y Centroamérica.

La penetración del narcotráfico a gran escala se verifica en los  grandes cargamentos incautados. Según las cifras oficiales, las fuerzas de seguridad ecuatorianas decomisaron 300 toneladas de drogas durante el año pasado, principalmente cocaína. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), publicado en junio, Ecuador incautó en 2020 el 6,5% del total de la cocaína decomisada en el mundo. Se ubicó detrás de Colombia (41%) y Estados Unidos (11%), y por encima de Brasil (6,4%) y Bélgica (4,9%).



[ad_2]
Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba