Espectáculos

Una despedida para Nicolás Scafiezzo

Todos construimos nuestra historia a partir de recuerdos, y estos a su vez se arman con imágenes. A veces, las imágenes familiares son fotos en una caja dentro de un ropero. Otras veces, las más íntimas, sentidas, personales, son simples fotografías en nuestra memoria. Las sonrisas del otro, su dolor, sus preocupaciones, el tiempo que nos dedicamos mutuamente, esas sacudidas del corazón nacen en ese lugar. Entonces, ¿cómo recordar a un amigo que a la vez es fotógrafo? Un constructor de historias como Nico Scafiezzo, que ya no está, se queda en sus fotos, en las que generó y las que nacen de la memoria de todos los que lo conocimos.

El Tano, luego de vivir en San Pablo, se apasionó con la música brasileña y logró estar cerca de todos los músicos norteños que vinieron a Montevideo. Siguió a Tabaré Vázquez en su campaña a la presidencia de 2004, trabajo que culminó en un libro, Tabaré revelado, realizado junto con Mario Delgado Aparaín. En 2009 hizo las fotografías para el libro Si tocás pito te dan cumbia. Estudio antropológico de la violencia en Montevideo, tomando como base Malvín Norte. Dalí también era para él un referente, y así estuvo cerca del trabajo de Finzi Pasca con La verità. Obsesionado con el mundo que le estábamos dejando a su hija, realizó una serie de fotos de los objetos de la resaca sobre la playa, Beachcomber, ironizando con el nombre en inglés del que busca en la orilla algo útil. 

 

Podría agregar acá el tiempo que trabajó en el diario El País, o como editor de fotografía en El Observador, o su logro profesional más actual, la consolidación de la productora audiovisual Balvano, un proyecto familiar con su pareja, Meggy Martínez. Pero si hablamos con cualquiera que haya pasado cerca del Tano, dirá cosas que no tienen que ver con lo profesional: nos contará sobre un tipo solidario que sonreía siempre, un conciliador, una persona con carácter fuerte pero con unas orejas enormes, siempre dispuesto a abrazar. Desde hace un par de días el mundo es un poco más pobre.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba