Internacionales

una avalancha solidaria con donaciones para los sobrevivientes, damnificados y rescatistas

Mireya y María se mueven entre las cajas de cartón prensado. A toda velocidad acomodan agua mineral, paquetes de snacks, alguna remera entre pilas de bolsas repletas de donaciones. Entre el sombrío clima de angustia y tragedia que rodea al edificio derrumbado, su tarea y la de otros miles de habitantes de la ciudad es un rayo de luz que asoma. Cuando el dolor llega a lo más profundo, la solidaridad de la comunidad aflora en Miami.

En el Centro Comunitario de la ciudad de Surfside, a unas 4 cuadras del complejo Champlain Towers, se ve un hormigueo de voluntarios que, como Mireya y María, alistan cajas con productos para donar a los afectados por el derrumbe. Otros preparan comida que distribuyen en cajas térmicas y que ponen en filas diferentes según sean Kosher (alimentos aptos para consumo judío) o no Kosher.

Surfside es un barrio con una fuerte presencia de la comunidad judía. A pocos metros del centro comunitario se levanta una de las sinagogas más grandes de la ciudad, que ocupa prácticamente una manzana. Algunos voluntarios, como Isack Merenfeld, de una sinagoga de North Miami, alquilaron camiones de mudanzas y se pusieron a disposición de los traslados de alimentos. En su camión –dice- solo transporta comida Kosher, pero hay otros que llevan todo tipo de alimentos.

El batallón de voluntarios espontáneos y de distintas organizaciones comunitarias llegaron a este lugar el mismo jueves del derrumbe para asistir a quien lo necesite. Pero fundamentalmente a los familiares de los desaparecidos y a los que han tenido que evacuarse.

Ayuda a los damnificados por el derrumbe en Miami. Foto: Paula Lugones

Ayuda a los damnificados por el derrumbe en Miami. Foto: Paula Lugones

Cuando se derrumbó parte de la torre sur de complejo, quedó en pie otro segmento del edificio con decenas de departamentos. Muchos de los habitantes lograron salir por sus propios medios, pero otros fueron rescatados por los bomberos con grúas.

“Salieron con lo puesto, sin ninguna pertenencia. Nosotros llevamos las donaciones a los hoteles donde están ubicados ahora”, dice María a Clarín.

Lugar de encuentro

Mireya agrega que entre lo que ofrecen hay camisas, remeras, guantes de látex, barbijos. “Estamos separando porque tenemos alimentos Kosher y no kosher, también productos para alérgicos. Los que precisan vienen, agarran su comida, se van. Pero la mayoría va a los hoteles donde están los evacuados”, explica.

Este centro comunitario, que tiene un salón de reuniones, fue el lugar donde los familiares de los desaparecidos se habían congregado en los primeros días. Pero, a medida que pasaban las horas y el rescate se demoraba, los parientes fueron trasladados al Grand Beach Hotel, donde tienen instalaciones más cómodas para una espera de largo aliento.

María y Mireya ayudan a los damnificados por el derrumbe en Miami. Foto: Paula Lugones

María y Mireya ayudan a los damnificados por el derrumbe en Miami. Foto: Paula Lugones

Ahora en la puerta del Centro se ven pilas de bolsas de plástico repletas de ropa y alimentos no perecederos, y decenas de packs de agua mineral. También hay un camión de una compañía telefónica que se ofrece a cargar celulares porque la electricidad de buena parte de la zona ha sido cortada para asegurar los trabajos de rescate. Las donaciones también incluyen colchones inflables, cargadores de celulares, productos de higiene y antiCovid y almohadas.

La alcaldesa de Miami Dade, Daniella Levine Cava dijo que el condado estaba trabajando con la Cruz Roja y los servicios sociales locales, la policía y los bomberos para “asegurar que esa gente esté bien alojada”. En un momento en que los hoteles están colapsados por el verano y por el aluvión de turistas latinoamericanos que vienen a vacunarse, es complicado encontrar lugares. Pero se los instala temporariamente en hoteles, departamentos que muchos dueños ofrecen voluntariamente, por Airbnb y otras opciones.

Ryan Mermer, coordinador del grupo Héroes del Holocausto en el Mundo, dice que había armado un grupo de WhatsApp para la comunidad judía de Surfside y que una hora después, 50 personas se habían anotado para colaborar. “La gente está unida, más que nunca”, asegura.

Derrumbe Champlain Towers - Miami

También hay donaciones de comida y bebidas para los rescatistas, que se apilan en carpas de plástico para protegerlas del sol. Son centenares de expertos que escarban entre los escombros día y noche. Un video muy difundido en Miami mostraba a un niño de unos 5 años que ofrecía en la calle unos snacks a unos bomberos que pasaban por el lugar.

Todo sirve a la hora de calmar el dolor y la angustia. La organización Florida Blue, junto con New Directions Behavioral Health, ofrece una línea de teléfono gratuita de 24 horas para asistencia psicológica tras el desastre. La gente puede llamar para contactarse con profesionales que pueden ayudar a quienes expresan sentimientos de estrés, ansiedad o trauma después de esta tragedia que enlutó a la ciudad.

Enviada especial

PB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba