Uruguay

un líder narco, el motivo de los disparos y menores requeridos

El jefe de Policía de Montevideo, Mario D’Elia, brindó este miércoles una conferencia de prensa luego de que la Justicia imputara con prisión al líder de la banda criminal responsable del ataque a una vivienda en el barrio de La Unión, en un ataque por el que murió una niña de 12 años que se encontraba en su cuarto haciendo los deberes.

Acompañado por el director nacional de Policía, Diego Fernández, quien valoró el caso como “altamente sensible” para el Ministerio del Interior, D’Elia destacó la velocidad con que se avanzó en las primeras etapas de la investigación. Luego de 10 días de indagatoria –el asesinato ocurrió el 9 de abril–, la fiscal Mirta Morales logró que la Justicia imputara este martes a la noche al hombre de 29 años –quien ordenó el ataque– por el asesinato y también por los delitos de lesiones graves y violencia privada, según informó la Fiscalía en su Cuenta de Twitter.

“Fueron muchas horas de servicio y muchas horas de vigilancia para obtener datos que permitieran armar el caso”, señaló el jefe departamental de la policía, que destacó –al igual que Fernández– el trabajo realizado por Eduardo Darnauchans, jefe de la Zona Operacional II y también presente en la conferencia.

También dijo que se incautaron varios vehículos y que se hizo “cruzamiento de datos” para llegar al líder del grupo de delincuentes, aunque todavía falta capturar a varios otros, que participaron del ataque como represalia contra otra persona, por lo que la bala que entró por la ventana del dormitorio de la niña fue por error.

“Estamos frente a un grupo de gente que no es el primer delito que cometen, con mucha violencia“, dijo D’Elia. El jerarca añadió que entre los participantes buscados ahora por la policía hay menores de edad que tienen como antecedentes delitos de rapiña, por los que fueron tiempo atrás “internados” en dependencias del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescentes (Inisa).

La niña Nadia Morales falleció sobre las 22 horas de ese viernes 9, mientras era operada en el Hospital Pasteur. La menor jugaba al fútbol en la categoría sub 13 del club Malvín Alto. 

Estrella Arriera, hermana mayor de Nadia, contó a El Observador esta semana que en cuanto la bala atravesó la ventana de su cuarto, la niña salió del dormitorio y le dijo a su madre que la habían lastimado. Antes de ese disparo, se escuchó una ráfaga en cuestión de segundos y un auto, que se detuvo exclusivamente a disparar, huyó a toda velocidad.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba