Deportes

un arco vacío, sospechas y la insólita explicación del DT

Trescientos pesos costaba la entrada. Y fueron 12 las personas que las pagaron para sentarse en los escalones del club Nueva Estrella de Villa Lugano. Ninguna habría imaginado lo que iba a ocurrir.

El video se viralizó por las redes sociales y generó un rebote inmediato en los medios de comunicación locales e internacionales. También fue rápida la decisión de Banfield de echar al cuerpo técnico del equipo, encabezado por Mariano Vila. Pero los cuatro goles que las jugadoras del Taladro se hicieron en contra y a propósito, son apenas un capítulo de una novela. De una farsa insólita de principio a fin. Con acusaciones cruzadas, árbitros que querían que el tiempo pasara y un segundo tiempo patético en el que Gimnasia dejó su arco vacío y solo se preocupó por bloquear el de sus rivales.

El tiempo dejó de ser neto. Una de las principales características del futsal dejó de tener sentido. Los árbitros ni se preocuparon por parar el reloj cada vez que la pelota salí por un costado. Solo querían que el partido terminara.

Ya habían pasado 19 minutos en los que Gimnasia daba indicios de hacer todo lo posible para perder, incluso generó las condiciones propicias para que Banfield estuviera 2-0 arriba. Luego, ese minuto y medio que circula por todos lados. «Dale, ¡en serio van a jugar así!».

Banfield y Gimnasia integran la Zona A del torneo femenino de segunda división de futsal. Los dos ya tenían abrochado el objetivo central de esta etapa: la clasificación hacia los cuartos de final en la que deben afrontar una definición a modo playoffs (al mejor de dos partidos) en busca de uno de los dos ascensos a la máxima categoría.

En ese camino, los dos también tenían un objetivo adicional, tratar de evitar el cruce con Estudiantes de Caseros, el rival más duro de la Zona B.

“Estudiantes tiene jugadoras de selección”, cuenta a Clarín Matías Isaac, periodista del blog Al Var y el único cronista que estuvo en el partido de Banfield-Gimnasia. “Los dos equipos querían evitarlo en una eventual semifinal y por eso no les convenía ganar, les conviene terminar terceros”, dice.

De acuerdo al reglamento que difundió la AFA y acomodando el calendario tras el largo parate por la pandemia, se estipuló que los playoffs para definir los dos ascensos serán disputados por los clubes ubicados del 1º al 4º puesto de cada una de las Zonas de la Tabla Final de Posiciones de la Fase Clasificación 2021. Los cruces serán: 1° Zona A vs. 4° Zona B (Partido N° 1), 2° Zona A vs 3° Zona B (Partido N°2), 1° Zona B vs. 4° Zona A (Partido N° 3) y 2° Zona B vs. 3° Zona A (Partido N° 4).

Luego, en semifinales, el ganador del Partido N°1 se cruza con el vencedor del Partido N°4 y el ganador del Partido N°2 con el del Partido N°3.

De esta manera, para evitar el choque con Estudiantes de Caseros (1° en Zona B) en semifinales, tanto a Banfield como a Gimnasia les “convenía” terminar terceros en su grupo antes que segundos.

Al minuto de juego llegó la primera escena que empezaría a sembrar sospechas de un panorama turbio. Patricia Giacoboni, pivote del Taladro, le robó la pelota a la arquera de Gimnasia y convirtió el primer tanto del juego ante una débil resistencia de la defensa Tripera. Minutos después, Banfield aumentó la cuenta y los niveles de sospecha empezaron a elevarse ya que un cabezazo hacia el arco propio, de casualidad no fue gol en contra pero derivó en el toque a la red de Rocío Szewczuk.

“Hasta los 19 minutos, Gimnasia no cruzó al campo rival. Parecía que no tenía ganas de ganar el partido y los goles que hizo Banfield fueron muy raros”, afirma Matías Isaac.

Luego de los dos goles de Banfield, la historia mutó de manera increíble con los cuatro tantos en contra en un minuto y medio. La sorpresa era tal que los árbitros del partido dudaban si otorgar o no los goles y les pedían por favor a las jugadoras que abandonaran esa conducta antideportiva.

“El material que se difundió creo que es claro. Ahora AFA tomará las medidas que crean convenientes. Nosotros ya dimos vuelta la página y estamos pensando en el partido contra Boca”, apunta a Clarín un integrante del futsal femenino de Gimnasia. Y prefiere no ahondar en lo que ocurrió el domingo.

Las jugadoras del equipo platense ofrecen disculpas pero dicen que no pueden hablar. El entrenador tampoco contesta las consultas. Ya habían optado por mantener el silencio al término el partido cuando la bola de nieve ni se había iniciado. “Después de que salga el fallo de la AFA hablamos”, coinciden.

El comunicado de Banfield que informa el despido del cuerpo técnico del equipo femenino de futsal encabezado por Mariano Vila.

El comunicado de Banfield que informa el despido del cuerpo técnico del equipo femenino de futsal encabezado por Mariano Vila.

Del lado de Banfield el hermetismo es similar. El club difundió este martes un comunicado en el que informa que “se produjo una reunión” entre autoridades del Club y el cuerpo técnico del equipo femenino de futsal y “se tomó la inmediata decisión de apartarlos de sus funciones y desvincularlos del club con efecto inmediato”.

Pero ante el pedido del testimonio de algún protagonista, el club insistió en que la información se limitaría al comunicado.

Aunque el ahora ex entrenador Mariano Vila ya había dicho lo suyo minutos después del bochorno ante Gimnasia. “Teníamos un objetivo bien claro que trabajamos en la semana. Nos encontramos con algo totalmente diferente del rival y sobre la marcha uno tiene que pensar y decidir qué hacer”, justificó en declaraciones que Matías Isaac subió a su cuenta de Instagram en la que informa sobre la actualidad del futsal.

“Dentro de todo, se dio como lo habíamos planteado –describe Vila-. Debutaron muchas chicas de Tercera División, les dimos rodaje a ellas y descanso a las que arrastraban dolores del último partido ya que el objetivo que nos habíamos puesto desde el inicio ya estaba cumplido. Así que la mente puesta en los cuartos de final”.

El equipo femenino de futsal de Banfield en la previa del partido ante Gimnasia por la décima fecha de la Zona A de segunda división.

El equipo femenino de futsal de Banfield en la previa del partido ante Gimnasia por la décima fecha de la Zona A de segunda división.

Con un partido desvirtuado desde hacía tiempo y el marcador 4-2 para Gimnasia, el segundo tiempo coronó la puesta escena y dejó momentos tan insólitos como los goles en contra.

Es que no se atacaron más. No cruzaron la mitad de la cancha. Y Gimnasia, incluso, decidió utilizar el recurso de arquera/jugadora, no para lograr supremacía numérica en ataque y buscar goles, sino para bloquear el arco rival.

Así fueron los minutos finales, con una jugadora del equipo platense parada casi como una arquera adicional de Banfield por si el equipo del sur del conurbano bonaerense pretendía marcarse más goles.

Mientras tanto, el arco de Gimnasia había quedado vacío, sin sentido. El resultado ya estaba sentenciado, las imágenes del papelón ya estaban registradas y los árbitros solo dejaban correr el reloj para que el partido terminara lo más rápido posible.

Ahora el caso está en manos del Tribunal de Disciplina de la AFA que debe decidir qué acciones toma. En este punto, una fuente consultada que prefiere conservar el anonimato presume que se caen de maduro los castigos para Banfield por la evidente conducta antideportiva, aunque deja la puerta abierta para una investigación mayor por las sospechas que salpican a Gimnasia.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba