Economía

Tras negociaciones del Mercosur por un TLC, aumentó el interés por el mercado cárnico de Corea del Sur

Tras la sexta ronda de negociación entre el Mercosur y Corea del Sur para cerrar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre las partes, el Instituto Nacional de Carnes (INAC) tiene la mira puesta en ese mercado como destino para carne bovina, considerando que es “altamente atractivo”.

De concretarse ese TLC la situación arancelaria, que hoy se muestra como una “elevada barrera proteccionista”, cambiaría.

Actualmente, los países que no tienen un TLC con Corea del Sur deben pagar un arancel del 40% para el ingreso de la carne bovina, explicó el INAC.

La entrada en el mercado coreano se define por dos barreras muy claras: las sanitarias y las arancelarias. Según informó el INAC, únicamente hay nueve países que cumplen con los requisitos necesarios para abastecer a ese mercado cárnico y Uruguay es el único país del Mercosur que está habilitado para eso.

Varios cortes uruguayos

Desde 2013 Uruguay tiene la habilitación sanitaria para exportar carne bovina a Corea del Sur, país con el que ha tenido un flujo exportador que en promedio ronda los US$ 6 millones anuales: menos del 1% de las importaciones totales de ese país y 0,5% de las exportaciones uruguayas de carne, explica un informe publicado por el INAC.

El año el que se alcanzó el máximo valor exportado fue 2017, con un total de US$ 12 millones.

Los cortes que más se venden a ese país son: aguja, carne para manufacturas, paleta, pecho, asado, nalga y bola de lomo. La habilitación que tiene Uruguay permite vender cortes desosados pero no incluye productos con hueso, bloques ni trimmings.

El principal problema que tiene Uruguay para acceder a este mercado de carne bovina son los elevados costos arancelarios.

Atractivo para el agro

Como cliente importador, Corea del Sur es atractivo para Uruguay por varios motivos. Uno de ellos es que tiene baja disponibilidad de superficie agrícola y altos ingresos por habitante, lo que lo posiciona como un importador de productos del sector agropecuario.

La carne bovina forma parte de la dieta coreana. El consumo per cápita de carne bovina es de 16 kilos por persona anualmente en Corea del Sur. Desde el INAC resaltaron que esa cifra es “muy elevada”, si se considera la región en la que se encuentra el país y el hecho de que dos de cada tres kilos consumidos son de carne importada.

En términos de valor y volumen, Corea del Sur es el cuarto importador mundial de carne bovina. Entre 2016 y 2020, según datos del INAC, este país importó un promedio de US$ 2.500 millones y US$ 410.000 toneladas anuales, un 8% de la importación mundial.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba