Internacionales

Tras las denuncias de Jair Bolsonaro, las FF.AA. de Brasil inspeccionan las urnas electrónicas

[ad_1]

Las Fuerzas Armadas de Brasil iniciaron en estas horas una polémica “inspección” de las urnas electrónicas que serán usadas en las elecciones presidenciales de octubre y que son blanco constante de una campaña de descrédito por parte del presidente Jair Bolsonaro.

El mandatario difunde la noción que de que si pierde en esos comicios donde buscará un segundo término, sería debido a un fraude. Algunos de sus allegados anticiparon que no reconocería los resultados si triunfa el ex presidente socialdemócrata Luiz Inacio Lula da Silva, que lo aventaja en las encuestas. 

La inspección de las urnas comenzó a ser realizada por un grupo de técnicos del Ministerio de Defensa en la sede del Tribunal Superior Electoral (TSE) en Brasilia.

Los técnicos, vestidos de civil, pero usando mascarillas con distintivos militares, se dedicaron a estudiar el código fuente de las urnas, en una sala de computadores de la autoridad electoral, ante la presencia de periodistas.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, apunta contra el voto electrónico. Foto: AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, apunta contra el voto electrónico. Foto: AFP

Sin precedentes

De cara a las elecciones de 2022, el Tribunal Electoral ha permitido a un gran número de instituciones participar en la fiscalización de la organización de los comicios y, por primera vez en la Democracia, los militares se han inscrito para supervisar la organización de los comicios.

El presidente Bolsonaro, quien ha plagado su gobierno de oficiales del ejército, encabeza desde hace meses una campaña de críticas y de descrédito de todo el sistema electoral en un estilo muy semejante al que planteó durante el último tramo de su mandato el ex presidente norteamericano Donald Trump, un aliado del jefe de Estado brasileño.

En el marco de esa campaña, el líder de la ultraderecha constantemente ha puesto en tela de juicio la seguridad de las urnas electrónicas, que comenzaron a usarse en Brasil a partir de 1996 sin generar ninguna sospecha o denuncias de fraude.

El ex capitán de la reserva del Ejército llegó a organizar una reunión con cerca de 40 embajadores extranjeros el pasado 18 de julio en la sede de Gobierno, con el objetivo de transmitir sus “sospechas” alrededor del sistema de votación. En su exposición no ofreció pruebas sobre sus acusaciones.

En esa reunión llegó a plantear que las autoridades electorales deberían aceptar “las recomendaciones” de las Fuerzas Armadas para que se realice un conteo paralelo en los cuarteles el día del comicio.

Toallas con imágenes de Lula da Silva y Jair Bolsonaro, rivales en las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, en un local de Río de Janeiro. Foto: AP

Toallas con imágenes de Lula da Silva y Jair Bolsonaro, rivales en las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, en un local de Río de Janeiro. Foto: AP

Para los analistas esa es una medida que acarrearía gravísimas consecuencias si el conteo militar no coincide con el de las autoridades electorales.

Críticas y rechazos

Los ataques de Bolsonaro al sistema de votación han suscitado el rechazo generalizado por parte de numerosos sectores, incluidos grupos empresariales y banqueros que en 2018 apoyaron su elección. El mes pasado en una carta pública “En Defensa del Estado Democrático de Derecho”, lanzada en una plataforma de la estatal Universidad de Sao Paulo, importantes figuras repudiaron las amenazas e insinuaciones contra el sistema electoral.

Es interesante que entre los firmantes del documento se encuentran personalidades claves del establishment de Brasil, como los banqueros Roberto Setubal y Candido Brachel del Itau, el mayor banco privado de Brasil.

Bolsonaro ha intentado sin éxito que vuelva a implementarse el voto impreso. Sus hijos, los tres legisladores de distintos niveles, han sugerido que durante el comicio puede producirse en Brasil una crisis semejante a la que llevó adelante el ex presidente Trump el 6 de enero de 2021 con la toma del Capitolio para intentar anular la ratificación de la victoria del presidente Joe Biden.

La gravedad de las cosas la expuso días atrás en Washington el ex presidente del Tribunal Superior Electoral, Nelson Fachin, donde alertó que en la elección pueden suceder “hechos aún más graves que el asalto de enero 6 de 2021 al Capitolio”.

Fuente: EFE

CB

[ad_2]
Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba