Política

¿Tenés fatiga ocular? Y cinco libros para la burbuja

Es día de Pícnic! y antes que nada quiero decirte que espero que estés bien, de salud y de espíritu. Mientras que todos corremos al ritmo de un virus devastador, la fortaleza de espíritu es tan necesaria como la del cuerpo sano. Por eso hoy quiero hablar de una lucha que a menudo abandonamos: la de la amabilidad. Hablo de lucha porque lo es; por alguna razón los humanos “modernos” hemos perdido muchas de esas características que nos hacen realmente humanos.
 
En estos días me crucé con algo que escribió Tolstoi en sus últimos años: “Nada puede hacer a nuestra vida, o a la vida de otras personas, más hermosa que la bondad perpetua”. Tenía y tiene razón. La amabilidad nos hace mejores practicada en cualquier nivel, desde un “buen día” hasta un acto de solidaridad cotidiana con los que tenemos más cerca y también más lejos. En el apuro nos olvidamos que esos detalles hacen la enorme diferencia en tu vida y en la de otros. Lo digo por experiencia propia, porque suelo olvidarme a menudo del poder de ser amable, de sonreír, de escuchar con atención cuando otro te habla en vez de ladrar; “apurate que tengo mucho trabajo”. En estos días crispados, más que nunca, es hora de recordarnos y recordar la amabilidad y todas sus aplicaciones.
 
La poeta estadounidense Naomi Shihab Nye escribió estos versos sobre la amabilidad, que quiero compartir contigo con el deseo de que te ayuden a convertir lo que parece un concepto abstracto en conductas que nos pueden alegrar la vida con pequeñas cosas.

“Antes de conocer la amabilidad como lo más profundo en tu interior, / debes conocer la pena como aquello que también está en lo más profundo. / Debes despertarte con tristeza. / Debes hablarle hasta que tu voz / se una a los hilos de todas las penas / y puedas ver el tamaño del tejido. / Y entonces la amabilidad es lo único que tiene sentido, / solo la amabilidad te amarra los cordones de los zapatos / y te envía hacia el día para poner al correo las cartas y comprar el pan, / solo la amabilidad levanta la cabeza/ de la multitud del mundo para decir, / es a mí a quien buscabas, / y después te acompaña a todas partes, / como sombra o como amiga”.
 
En este link podés ver un video con el poema completo.
 
Soy Carina Novarese, me gustaría que me contaras cómo la estás pasando si me escribís por acá. Que tengas una buena semana y que la amabilidad te acompañe a cada paso.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba