Tecnología

Sólo una minoría dice pagar por noticias online y los más jóvenes son menos propensos

La pandemia ha aumentado el apetito por las noticias fiables y algunos medios han ganado alcance, confianza y suscriptores. Pese ello, sólo una minoría dice pagar por noticias online y los más jóvenes son menos propensos a hacerlo.

Esa es una de las numerosas conclusiones contenidas en el completo y extenso Digital News Report 2021, cuya edición en español acaba de publicarse.

En dicho reporte, los autores señalan que más de un año después de su inicio, la pandemia del coronavirus sigue colocando una nube oscura sobre la salud de nuestras comunidades y también sobre el sector periodístico. La crisis, con sus confinamientos y demás restricciones, ha acelerado el declive de los periódicos impresos, lo cual impacta aún más en los balances de muchas empresas de medios alguna vez orgullosas e independientes.

“Este año las páginas que analizan cada país están repletas de historias sobre despidos de periodistas, mientras los anunciantes se asustan frente a la recesión económica mundial”, señala el informe, que recuerda que “la crisis ha acelerado nuevos modelos de negocios como la suscripción y la membresía, tal como documentamos en este informe, pero en la mayoría de los casos todavía ni siquiera se acerca a compensar los ingresos perdidos”.

Y sin embargo la crisis también ha mostrado el valor de la información rigurosa y fiable cuando hay vidas en juego. En varios países las audiencias se volcaron hacia las marcas confiables y atribuyeron mayor confianza a los medios en general.

El ataque al Capitolio de EEUU y la difusión global de información falsa y de teorías conspirativas sobre el coronavirus han puesto el foco aún más si cabe en las fuentes con las que se informa la fuente, por lo que este año hemos emprendido una investigación detallada para comprender el papel que desempeñan las redes sociales en el consumo y las complejas formas en que son usadas para diseminar información engañosa y falsa por todo el mundo.

La de 2021 es la décima edición del informe, que recoge datos de seis continentes y 46 mercados, y sus hallazgos más relevantes son los siguientes.

La confianza en las noticias se ha incrementado, en promedio, seis puntos porcentuales con la pandemia: el 44% de la muestra total dice que confía en la mayoría de las noticias la mayor parte del tiempo. En alguna medida, esto compensa recientes caídas en el promedio de confianza y se recuperan los niveles de 2018. Finlandia se mantiene como el país con la confianza más alta (65%) y Estados Unidos posee la cifra más baja: 29%.

En este año ha permanecido estable la confianza en las noticias halladas en motores de búsqueda y en redes sociales. Esto implica que se ha incrementado la brecha de confianza entre las noticias en general y las que se encuentran en entornos de agregación: las audiencias parecen dar más importancia a las fuentes rigurosas y fiables.

En algunos países, y sobre todo en aquéllos que tienen medios públicos fuertes e independientes, se aprecia un aumento en el consumo de marcas informativas confiables. El patrón resulta menos claro fuera de la Europa occidental, en países donde la crisis del coronavirus ha dominado menos la agenda mediática o allí donde otros asuntos políticos y sociales han tenido un rol más protagonista.

Las noticias por televisión han sostenido un sólido rendimiento en algunos países mientras los periódicos han sufrido una caída aún más brusca en casi todas partes, ya que los confinamientos afectaron la distribución física, y de este modo han acelerado el cambio hacia un futuro completamente digital.

Si bien muchas personas permanecen muy conectadas con la información, se detectan indicios de que otras se alejan de los medios y en ciertos casos directamente evitan las noticias. El interés ha descendido de forma pronunciada en Estados Unidos tras la elección del presidente Biden, en especial entre los grupos de derechas.

Se percibe que los medios representan de forma menos justa a jóvenes, mujeres, partidarios políticos y personas de minorías étnicas. Estos hallazgos harán más urgente la llamada de quienes vienen planteando la necesidad de crear redacciones más diversas e inclusivas.

A pesar de que hay más opciones para leer y ver noticias partidistas, la mayoría de loss encuestados (74%) siguen prefiriendo las noticias que reflejan un abanico de puntos de vista y permiten que ellos decidan por sí mismos qué deben pensar. Un porcentaje alto (66%) cree que los medios deberían tratar de ser neutrales en todos los temas, aunque algunos grupos más jóvenes piensan que la “imparcialidad” puede no ser apropiada o deseable en ciertos casos: por ejemplo, en asuntos de justicia social.

Se mantiene fuerte el uso de redes sociales para consumir noticias, sobre todo entre los jóvenes y quienes poseen niveles educativos más bajos. Las aplicaciones de mensajería como WhatsApp y Telegram se han vuelto especialmente populares en el Sur Global, lo cual ha generado más inquietud en torno a la propagación de desinformación sobre el coronavirus.

La preocupación global por la información falsa y engañosa ha crecido ligeramente este año y va desde un 82% en Brasil a sólo un 37% en Alemania. Los usuarios de redes sociales son más propensos a decir que han estado expuestos a desinformación sobre el coronavirus que quienes no son usuarios. En casi todas partes se percibe a Facebook como el canal principal de diseminación de información falsa, aunque las aplicaciones de mensajería como WhatsApp se consideran un problema mayor en lugares del Sur Global como Brasil e Indonesia.

Medios y periodistas convencionales concentran la mayor parte de la atención alrededor de las noticias tanto en Facebook como en Twitter, pero son eclipsados por influencers y fuentes alternativas en redes como TikTok, Snapchat e Instagram. TikTok ahora llega a una cuarta parte (24%) de los menores de 35 años, un 7% utiliza la plataforma para las noticias y la mayor penetración ocurre en lugares de Latinoamérica y Asia.

Se nota un incremento significativo en el pago por noticias online en un puñado de los países occidentales más ricos, pero el porcentaje general de gente que paga por noticias online permanece bajo. En los 20 mercados donde los medios han impulsado más este asunto, un 17% ha pagado por algún tipo de noticias online en el último año. Este porcentaje creció dos puntos porcentuales en el último año. Noruega continúa liderando con 45% (+3) y luego siguen Suecia (30%), Estados Unidos (21%), Finlandia (20%), Países Bajos y Suiza (17%). Se ha verificado menos avance en Francia (11%), Alemania (9%) y el Reino Unido (8%).

Sobre este último aspecto, el informe señala que en la mayoría de los países, un gran porcentaje de las suscripciones digitales se concentra en unas pocas marcas nacionales grandes, lo cual empuja a que “el ganador se lleve la mayor parte”. No obstante, en los Estados Unidos y en Noruega se constata que hasta una mitad de quienes pagan ahora tienen suscripciones adicionales, a menudo a periódicos locales o regionales.

Según el reporte, las suscripciones empiezan a funcionar para algunos medios, pero no está claro que vayan a funcionar para todos los consumidores. La mayoría de la gente no siente suficiente interés por las noticias o no dispone de suficientes ingresos para dar prioridad a las noticias sobre otras cuestiones de su vida. Otros pueden resistirse porque disfrutan eligiendo entre varias fuentes y no quieren limitarse a una publicación o dos.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba