Política

Sociedad Uruguaya de Pediatría considera “fundamental” la presencialidad en la educación

Que los niños se contagian poco de covid-19 está a la vista. Durante casi un año de pandemia no fueron los grandes protagonistas. En este sentido, la Sociedad Uruguaya de Pediatría (SUP) considera “importante y fundamental” que este año haya clases presenciales en el sistema educativo porque brinda un “apoyo y protección” únicos “que no se sostiene de igual manera en el vínculo virtual”, señaló un comunicado divulgado por el colectivo de médicos.

La presidenta de la SUP, Catalina Pinchak, dijo a El Observador que la recomendación de ir a clases todos los días rige tanto para los niños como para los adolescentes que están en los primeros años de liceo, siempre y cuando se respeten las medidas sanitarias.

Los pediatras recomiendan aplicar las medidas sanitarias ya conocidas: desinfección, ventilación, mascarilla “bien colocada e higienizada”, lavado de manos, distanciamiento físico y limitar el contacto social por burbujas.

“Llamamos a seguir cumpliendo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias y a atender las indicaciones de las autoridades educativas de cara al comienzo del año lectivo, de modo tal de contener al covid-19 y lograr que el regreso a clases presenciales sea una realidad equitativa, motivacional y de protección de los niños, niñas y adolescentes”, expresaron.

La SUP manifestó, además, que está a disposición de las autoridades para colaborar en las instancias “que entiendan oportunas”. En este sentido, las autoridades de la educación tienen como máxima que “todos los alumnos vayan todos los días” a clase.

Días atrásla Federación Uruguaya de Magisterio (FUM) afirmó mediante un comunicado que la directora general de Primaria, Graciela Faberyo, les expresó que “hay que aumentar, en la medida de lo posible, la presencialidad aunque considera que la presencialidad plena es una utopía”.

El Observador se comunicó con Fabeyro para consultarle sobre esas afirmaciones, quien respondió que dijo “utopía en el sentido de que no es posible en este momento, sino que va a ser gradual. Todos lo soñamos, pero no va a ser posible” y agregó que “el 1° de marzo no van a estar todos los centros abiertos, va a ser un proceso incremental de acuerdo a las posibilidades de cada centro educativo”.

La distancia de los bancos de las clases de primero de liceo podrán estar en 2021 a un metro y no a un 1,5 metros, tal como establecía el protocolo hasta ahora. La medida alcanza tanto al ámbito público como al privado.

El Consejo Directivo Central (Codicen) recibió el visto bueno del Ministerio de Salud Pública (MSP) para acortar las distancias en las aulas del primer año de secundaria con el fin de incrementar la presencialidad.

El consejero Juan Gabito dijo a El Observador que el tema se trató este miércoles en la sesión del órgano que dirige la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y aclaró que la distancia de 1,5 metros se mantiene para los niveles a partir de segundo año, así como un metro en Primaria. Según Gabito, esta nueva medida para las clases de primero de secundaria “hará que entren muchos más alumnos en el salón”.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba