Economía

Sindicato y FNC acordaron frenar importación de latas de Norteña desde Argentina

Luego de un mes de negociaciones, el sindicato de Pilsen y Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC) acordaron que no habrá más importación de latas de cerveza Norteña y de otras marcas nacionales. En el caso de Pilsen, la importación continuará durante los próximos, ya que la llegada de esa marca desde Argentina es usual en este momento del año.

El sindicato de Pilsen emitió un comunicado en el que expresó que no se importará ninguna marca más de las cervezas nacionales y que la lata de Norteña seguirá siendo industria nacional. También indicó que se continuarán exigiendo políticas públicas en protección de la industria nacional a los actores políticos.

El presidente de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB), Fernando Ferreira, explicó a El Observador que se va a volver a envasar Norteña en la planta de Minas. Además, la decisión de la empresa es no sustituir con producción argentina las marcas Patricia, Zillertal y Pilsen sin alcohol.

“El compromiso de la empresa es no desviar eso hacia Argentina”, dijo. El dirigente señaló que una parte de la acuerdo incluye hacer la distribución de las latas de Norteña que ya llegaron al país y son parte del stock de FNC. “Si no se repartiera habría que tirarla y eso no sería responsable”, admitió Ferreira. Indicó que la lata de cerveza Norteña es la más consumida localmente y por eso era importante para el sindicato asegurar que se continuara produciendo en Minas.

cerveza

Además de Norteña también hay latas de Pilsen con alcohol producidas en Argentina vendiéndose en comercios de plaza. Pero eso es algo que no preocupa al sindicato. “En esta época del año es normal que llegue de Argentina porque no hay capacidad de producción en Minas. Noviembre y diciembre son épocas pico, donde tanto en vidrio como en lata se trabaja al tope”, señaló. Agregó que desde hace años se importan latas de Pilsen con alcohol de Argentina sin que eso genere inconvenientes con los trabajadores.

El acuerdo entre las partes estableció que a partir de enero próximo se retomarán las conversaciones. “Hay que buscar que los actores políticos se preocupen por proponer alternativas y protecciones para la industria nacional. No solamente para el sector de la bebida” dijo Ferreira. “Si no se instala un marco de políticas públicas puede haber una afectación de toda la industria y se puede llegar a la desaparición de algunos sectores”, añadió.

Cuando FNC tomó la decisión de importar latas de Norteña  tuvo un fundamento claro: el costo de elaborar cerveza en Uruguay era bastante más alto que hacerlo en Argentina.  

Y el sindicato es consciente de eso. “La diferencia de costos existe; sabemos que es real  lo que dice la empresa”, expuso Ferreira.

“La preocupación más grande de la empresa son los costos impositivos que tiene la producción nacional”, mencionó.

Por eso, para el dirigente es importante que insista en los contactos con el sistema político para buscar algún cambio al respecto. “Los actores políticos deben visualizar que de seguir con esta tesitura y sin cambios impositivos, probablemente la definición más adelante sea sustituir la producción nacional por la importación”, sostuvo. El Observador intentó comunicarse con FNC, pero desde la empresa prefirieron no hacer comentarios.

«Cada vez más difícil» mantener la inversión en Uruguay 

En una entrevista con el semanario Búsqueda publicada la pasada semana, el gerente de Administración y Finanzas de FNC (de la multinacional InBev), Bernardo Hinsch, declaró que producir en Argentina o Brasil es «dos o tres veces menos que en Uruguay», fue crítico con el régimen impositivo para la producción nacional y con el costo de las las tarifas. Y lanzó una advertencia: «Cada vez es más difícil justificar ante el accionista mantener la inversión en Uruguay. Nos salva ser un país serio, consistente, que en el contexto del vecindario es un bálsamo de tranquilidad». 

 

 

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba