Deportes

se reveló a qué velocidad iba su auto al momento del choque

El 23 de febrero pasado, un breaking news paralizó los corazones de los estadounidenses y de todos aquellos que admiran la carrera de Tiger Woods, uno de los golfistas más grandes de la historia, ganador de 15 torneos majors y dueño de un talento inigualable.

Ese día, Woods perdió el control de su SUV Genesis GV80 en una ruta del estado de California, cerca del límite entre Rolling Hills Estates y Rancho Palos Verdes: salió del camino, dio varios vuelcos e impactó de lleno contra unos árboles.

Como consecuencia del fuertísimo golpe, Tiger sufrió fracturas abiertas en la tibia y el peroné de su pierna derecha, además de heridas adicionales en los huesos del pie y del tobillo. Gracias a un llamado de los vecinos al 911 y la rápida atención de los médicos, fue trasladado a un hospital de la zona, donde fue operado y hoy continúa su recuperación en su casa de La Florida.

En las últimas semanas, la policía local pudo analizar por medio de pericias especializadas “la caja negra” del coche, con la que se pudo determinar cuáles fueron las acciones de Tiger al momento del choque y especialmente conocer a qué velocidad se trasladaba el vehículo.

Imágenes del accidente de Tiger Woods. (AP Photo/Marcio Jose Sanchez, File)

Imágenes del accidente de Tiger Woods. (AP Photo/Marcio Jose Sanchez, File)

Si bien en un primer momento las autoridades eran algo reticentes en compartir la información que había dado la investigación por considerarlas de la esfera privada, este miércoles se dio a conocer el resultado de las pericias.

El alguacil del condado Alex Villanueva confirmó que el accidente de Tiger se produjo por un exceso de velocidad: su auto iba a 140 kilómetros por hora y chocó contra un árbol a 120 kilómetros por hora. En esa zona, el máximo permitido era de 70 kilómetros por hora.

“La causa principal de la colisión fue conducir a una velocidad insegura para las condiciones de la carretera y no poder sortear la curva”, explicó Villanueva en una rueda de prensa. Los datos de la “caja negra” coinciden con las primeras hipótesis que se habían hecho tras el choque: que Tiger no había sido capaz de controlar el volante en una curva muy peligrosa que debe ser tomada a baja velocidad.

Otro dato que refuerza la idea de la impericia de Woods es que mientras su auto salía del camino no atinó a pisar el freno sino que siguió activando el acelerador.

A su vez, se determinó que no hay evidencia que demuestre que el conductor estuviera usando su teléfono celular cuando salió del camino, por lo que no tendrá que enfrentar cargos por su mala maniobra.

Tiger dejó la clínica el 16 de marzo y se instaló en su casa para continuar con la recuperación, con el objetivo puesto en regresar a la actividad deportiva en cuanto sus médicos se lo permitan.

“Feliz de informar que vuelvo a mi hogar y continúo con mi recuperación. Estoy muy agradecido por el apoyo que he recibido en estas últimas semanas. Gracias a los increíbles cirujanos, doctores, enfermeras y el staff médico”, expresó el ex número 1 del PGA Tour en ese momento. Y agregó: “Me estaré recuperando en mi casa y trabajando para estar más fuerte cada día”.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba