Uruguay

Se detectó primer caso de hongo negro en Uruguay en paciente que había contraído covid

La Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de la República detectó un caso de mucormicosis, la enfermedad conocida como el hongo negro, en un paciente que había contraído covid-19, informó el País y confirmó El Observador. “En Uruguay hay casos desde siempre pero con respecto a covid-19 no he visto otros. No quiere decir que no los haya pero no habíamos tenido noticias de casos similares”, dijo a El Observador la Profesora Agregada de la Cátedra, Zaida Arteta

La mucormicosis es una infección muy rara causada por la exposición a hongos de la familia de los zigomicetos. Afecta los senos paranasales, el cerebro y los pulmones y puede ser potencialmente mortal en personas diabéticas o gravemente inmunodeprimidas. Esta enfermedad está causando estragos en India, donde ya hay más de 8.800 casos, la mayoría pacientes recuperadas de covid-19.

“En Uruguay hay casos de mucormicosis desde siempre”, señaló Arteta. La especialista en Micología dijo que los hongos que causan esa enfermedad pueden estar presentes en los alimentos, en el suelo o en un muro y que “solamente pueden dar enfermedad cuando hay una lesión previa, como una quemadura grande en la piel”, personas inmunodeprimidas, que no tengan las defensas suficientes, o personas que hayan tenido una lesión traumatológica. “En el caso del covid-19, la ventilación mecánica por mucho tiempo, la inflamación del árbol respiratorio o la inflamación sistémica puede generar como un terreno fértil” para que las personas contraigan la enfermedad tras inhalar, tanto por los senos paranasales o por los pulmones, las esporas del hongo”, agregó la especialista.  

Arteta dijo que si bien el covid-19 es “una agresión al árbol respiratorio”, generalmente la mucormicosis se contrae cuando la persona también sufre de otras enfermedades preexistentes como la diabetes o una enfermedad autoinmune.

“Todo el tiempo estamos inhalando partículas de polvo que van quedando en la nariz, en la faringe o en los pulmones”, señaló Arteta y agregó que las diferentes defensas logran que no se provoque infección. La médica agregó que en “los ambientes más sucios o cuando hay construcciones, roturas o limpiezas profundas” es más habitual que ingrese más polvo a través de las vías respiratorias.

Arteta agregó que los médicos tienen que estar alertados de la situación y tener la sospecha de la enfermedad “alta” como para indicar los estudios de diagnóstico de la enfermedad.” “Los estudios de diagnóstico tienen que estar realizados por un laboratorio de Micología que estén preparados y que sepan poder aislar este hongo”, afirmó. La doctora aseguró que no es fácil hacer diagnostico en un laboratorio porque a veces no se puede identificar si el hongo cayó del techo del laboratorio o si efectivamente se encuentra dentro del paciente al que le están realizando el estudio. “Todo el procedimiento del diagnóstico es dificultoso”, señaló.  Los estudios consisten en analizar una muestra de la región afectada, como puede ser la piel, el pulmón o los senos paranasales, similar a un estudio bacteriológico o de anatomía patológica, señaló Arteta

En el caso del paciente uruguayo, recoge El País, tenía comorbilidades previas, pero su infección del COVID-19 no requirió una internación. Sin embargo, hoy tiene mucormicosis y se encuentra afectado por la enfermedad.

La Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de la República publicó, este martes, la “actualización de aspectos fundamentales para el tratamiento de la COVID-19 en Uruguay”, donde menciona a la mucormicosis, su causas y como tratarla en caso de que aparezca en un paciente.

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba