Política

“Se actuó de buena fe y de manera profesional”

El ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, dijo este lunes que los 15 pacientes que murieron de covid-19 en el hogar de ancianos Victoriano, sin haber sido trasladados a un hospital, recibieron de todas formas “asistencia oportuna y continua por parte de los prestadores” y de la propia institución, ubicada en Fray Bentos (Río Negro)

Pensamos que las medidas tomadas son medidas acordes, pero para una mayor seguridad me estoy desplazando allí“, dijo el ministro en diálogo con Telenoche este mediodía, precisamente horas antes de llegar al departamento y mantener una serie de reuniones con autoridades locales, como el intendente Omar Lafluf y el director departamental de Salud, Andrés Montaño.

Este último, por ejemplo, asumió y defendió la decisión de no internar a los ancianos, porque, según dijo este domingo a El Observador, “en los hogares de ancianos, lo normal es atenderlos en el hogar, sobre todo por el desapego que significa sacarlos de allí, lo que agrega mortalidad y daños adicionales”.

Salinas señaló además que entiende que en este caso “se actuó de buena fe, (y) de manera profesional“, y destacó especialmente que “el centro asistencial estaba al frente” del establecimiento. “No hay ninguna limitante de ese tipo. Usted sabe que, a veces, cambiar a personas de ambiente que están en determinada situación, requiere de una sedación, y eso tiene algún tipo de efectos secundarios. Hay que balancear muy bien cuáles son los beneficios y las contras”, evaluó el ministro.

En un sentido muy similar se expresaron algunos intensivistas consultados este lunes por El Observador acerca de los criterios que están en juego a la hora de resolver el traslado o no de un paciente de un hogar de ancianos.  “No toda la gente tiene que morir en CTI”, explicó, por ejemplo, el intensivista Luis Núñez.. “Cuando uno ingresa a un paciente lo hace pensando en que puede mejorar. Si hay un paciente terminal, en el final de su vida, o que tiene muchas comorbilidades, no se va a beneficiar”, añadió.

“La gente tiene el concepto de que todo paciente tiene que ingresar a CTI, y eso es un error. Hay pacientes en que el ingreso es prolongarles una agonía, porque no vamos a revertir su situación. El CTI es una área bastante dura y hostil para cualquier persona, y hay pacientes que no están tan graves y pueden ser asistidos en otro lugar”, sintetizó.

Arturo Briva, integrante del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y grado 4 de la Cátedra de Medicina Intensiva, también coincidió. “Estar grave no alcanza para entrar a CTI. Hay que estar grave y tener ciertas condiciones que le permitan al equipo tratante saber que va a tener mejoría”, y agregó: “Hay pacientes que, por su condición previa, lo único que les va a dar es agonía”. 

 

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba