Deportes

Santiago Silva será habilitado y podrá volver a jugar tras su polémica sanción por doping


El delantero uruguayo Santiago Silva (40) será habilitado por el Tribunal de Disciplina de la AFA -el fallo se oficializará en las próximas horas- y podrá volver a jugar tras haber sido sancionado por un doping detectado a raíz de un tratamiento de fertilidad que estaba llevando a cabo con la intención de ser padre nuevamente.

El futbolista quedó en libertad de acción tras haber finalizado su contrato con Argentinos Juniors el año pasado. Y ahora resta saber si desde la AFA hacen una excepción y permiten que el club que esté interesado en sumarlo pueda hacerlo pese a que está cerrado el libro de pases.

Dos viejos conocidos del Tanque pican en punta para tentarlo: Julio Falcioni para Independiente y Walter Erviti, que dirige a Atlanta en la Primera Nacional. 

Silva comenzó en enero de 2019 un tratamiento para regular sus niveles hormonales y facilitar el proceso de búsqueda de un nuevo hijo.

Todo iba bien, los controles que se hacía con su médico de cabecera no reflejaban inconvenientes. Hasta que el 12 abril, tras el partido que jugó para Gimnasia ante Newell’s, se sometió al control antidoping que cuatro meses después y mediante un telegrama que recibió su esposa, le devolvió el resultado inesperado: dos años de sanción por doping.

Por ese entonces Silva ya era jugador de Argentinos y con el asesoramiento de sus abogados, se presentó a declarar ante la Comisión Nacional Antidopaje con las pruebas que daban cuenta del tratamiento de fertilidad. Allí mostraba cómo los índices de testosterona se habían disparado al momento en el que realizó el control antidopaje que dio positivo.

“Salimos muy conformes de la reunión –recordó el delantero-. No tenía nada que esconder. Estaba todo arriba de la mesa, se entendía perfecto cuál era el tratamiento y por qué lo estaba haciendo. Están los papeles que muestran que mis niveles de testosterona estaban bajos y que los precisaba nivelar. Pero pasaba el tiempo, no había una sentencia firme y yo seguía suspendido, no me dejaban jugar. Por eso recurro a la Justicia. Y me da el okey, me da la cautelar”.

Ante el reclamo del futbolista por la demora en la resolución, fue el Juzgado Contencioso Administrativo Federal número 3 el que determinó el 28 de agosto de 2019 que la suspensión quedaba en suspenso y que podía volver a ejercer su trabajo hasta tanto se resolviera el caso.

En los argumentos que respaldaban el pedido del jugador, el Juzgado remarcaba que en la causa se observaba “la concurrencia de circunstancias graves y objetivamente impostergables que justifican el dictado de la medida interina prevista”.

Cuando la Justicia dio curso a su pedido, Silva volvió a las canchas en septiembre de 2019. Y recién un año más tarde, pandemia mediante, cuando otra vez estaba concentrado a punto de debutar con Argentinos frente a San Lorenzo por la Copa de la Liga Profesional, volvió a tener noticias de su caso.

El Boletín Oficial de la AFA del 30 de octubre de 2020 informaba con firma del Juez Federal Santiago Carrillo que la cautelar quedaba agotada y que a partir de esa fecha comenzaba a hacerse efectiva la sanción antes impuesta de dos años de suspensión. Recién podría volver a las canchas en octubre de 2022, dos meses antes de cumplir 42 años. 

“La sensación que tengo es que no gustó que yo haya ido a la Justicia y por eso me dan dos años. El gran problema es ese, no tengo dudas. Al fútbol eso no le gusta. Estamos acostumbrados a que todos entran por una puerta y salen por la otra”, había declarado el Tanque a Clarín en una entrevista publicada en noviembre de 2020 en la que el jugador se consideraba una víctima pero aseguraba que haría todo para volver a jugar.

En los últimos meses, su persistencia y el impulso mediático se plasmó en una campaña vía redes sociales que multiplicó el reclamo bajo el lema ##DejenJugarAlTanque.

En ese contexto, el delantero solicitó en marzo ante el Tribunal de Disciplina de la AFA y “una habilitación provisoria” para volver a jugar. Y finalmente recibió el visto bueno. 

El hombre que jugó en 23 equipos y en 9 ligas, que metió más de 200 goles, que gritó campeón con Banfield, Vélez, Boca y Lanús y que es el uruguayo con más goles en el fútbol argentino tendrá la oportunidad de retirarse como quería, en una cancha.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba