Deportes

Santiago Ponzinibbio y Laureano Staropoli, en una noche histórica para las MMA argentinas en Las Vegas


Después de un 2020 con muy poca acción para los peleadores argentinos de artes marciales mixtas (MMA) por la pandemia de coronavirus y otras circunstancias, este 2021 ya trajo mucho más movimiento en las grandes compañías cuando apenas trascurrió la mitad inicial de año.

Primero fue la reaparición con derrota de Santiago Ponzinibbio en enero. Luego el fichaje de UFC de Marcelo Rojo, quien perdió por nocaut ante Charles Jourdain pero dio un buen show. También el cordobés Emiliano Sordi defendió con éxito su cinturón de PFL en el comienzo de la liga.

El sábado vuelve a pelear Ponzinibbio frente al invicto Miguel Baeza y su compatriota Laureano Staropoli hará su debut en peso mediano (sus anteriores choques fueron en welter) contra el georgiano Roman Dolidze. Y eso no es todo, la compañía ya informó de choques pautados para Guido Cannetti y Rojo.

Ponzinibbio viene de una dura derrota tras estar más de dos años sin acción por diferentes problemas físicos. Staropoli, en tanto, llega de dos derrotas por decisión y tomó el choque con muy poco tiempo de anticipación: se estrenará en las 185 libras. Ambas peleas serán dentro de la cartelera estelar, lo que da aún más estatus a esos choques.

Cuando UFC desembarcó en la Argentina el 17 de noviembre de 2018 hubo tres argentinos en la cartelera (Ponzinibbio, Cannetti y Staropoli), pero la velada se realizaba en el país y era lógico que subieran peleadores locales para vender el evento. Ahora, esta doble presentación de este sábado será nada menos que en el UFC Apex de Las Vegas.

En aquella ocasión, Ponzinibbio noqueó a Neil Magny en la pelea estelar y Pepi le ganó al mexicano Héctor Aldana por decisión de los jueces en su bautismo en el octágono. Los dos buscarán repetir las victorias. Clarín intercambió mensajes con ambos peleadores, quienes contaron sus sensaciones en la previa a sus nuevos choques.

“Argentine Dagger”

—En las redes te han criticado por el cambio de apodo de “Gente boa” o “Rasta” por “Argentine Dagger” (La daga argentina). ¿Cómo fue eso?

—Es un apodo que reprensenta a la cultura argentina. El tema de la daga tiene varios simbolismos. Los Dagger fueron unos aviones utilizados en la Guerra de Malvinas, que fueron muy destacados. La daga también representa al facón del gaucho, a ese golpe punzante de mi jab en las peleas. Tiene varios significados. Es un apodo que está muy bueno. La gente me puede decir como quiera, no cambia nada. Aquí soy el mismo de siempre, el que salió del barrio y sigue peleando por sus sueños.

—No fue el mejor regreso, pero a mi entender fue muy positivo luego de lo que sufriste esos años sin acción. ¿Cómo viviste la derrota?

—Fue dura, siempre es durísima. Especialmente porque tenía muchas cosas en juego. Venía de siete victorias consecutivas, pasé mucho tiempo fuera del octágono. Y si volvía y ganaba iba a poner ocho victorias, era como que todo se iba a reanudar. Lo peor que podía pasar fue lo que pasó. Un nocaut en el primer round: mi peor derrota en la carrera. Fue doloroso, pero por otro lado hay una cosa positiva que fue el volver a pelear, regresar después de tanto tiempo. No estaba cien por ciento recuperado en la parte física y después de la pelea me hice un estudio y me di cuenta. Había una diferencia de fuerza muy grande. Pero eso es cosa del pasado. Ahora ya estoy volviendo y ahora sí estoy físicamente al 100%. Estoy muy emocionado por volver.

—¿Creés que estás cerca del nivel de cuando cerraste el evento de UFC Argentina?

—Me siento mejor que en la pelea de Argentina. La verdad que en la pelea anterior me jugó en contra la inactividad. Y también fue un golpe… No es que el tipo me mató por 15 minutos. Fue un golpe solo que conectó en el lugar justo y no dio tiempo a nada. Comencé muy despacio y cuando estaba entrando en la pelea y conecté unos buenos jabs y patadas bajas, entró una mano y se terminó. Ahora me siento muy completo, muy bien preparado y espero poder mostrar eso.

—Miguel Baeza está invicto y en alza. ¿Esto te motiva más?

—Está bueno que esté invicto. A mí ya me tocó con Sean Strickland que estaba 15-0… Es un atleta durísimo y fui el primero que lo derrotó. Entonces, ya he pasado por varias situaciones y tengo muchos años de carrera. Estoy emocionado por volver porque estoy muy bien. Es una pelea de nivel, él viene muy bien, finalizando a sus oponente, hay muchas expectativa en este chico, es un prospecto. Pero él nunca peleó con un atleta de mi nivel y lo voy a demostrar este sábado.

—Ibas a enfrentar a Usman en Chile y, desde entonces, él creció mucho y es un sólido campeón. ¿Creés que se podrá dar esa pelea algún día?

—Mi sueño hoy en día es poder escalar lo más posible hacia el título y poder enfrentarlo. Sin dudas, es una pelea que me gusta mucho por mi estilo, encaja muy bien en mi juego y me encantaría que se dé esa oportunidad. Es un excelente campeón, lo está haciendo muy bien. Espero poder llegar rápido, creo que con una buena victoria este sábado voy a estar cerca del top 10 de nuevo, así que todo se vuelve a acomodar.

Pepi y un duro debut

—¿Qué esperás en esta primera pelea en la nueva categoría?

—Espero que sea una pelea espectacular, me voy a sentir al 100%. Voy a tener que cortar poquito peso, por lo que mi rendimiento va a ser óptimo.

—Llegás de perder dos veces consecutivas, pero dando buen espectáculo. ¿Tenés más presión por cortar esta racha?

—No, la verdad que no tengo. Por el contrario, me estoy sintiendo contento porque sé que voy a cortar estar racha y va a venir algo bueno para mí y todas las personas que me vienen siguiendo desde hace mucho.

—Tu rival es muy duro. Viene de una derrota, pero nunca fue noqueado ni finalizado. ¿Cómo evaluás la pelea?

—Va a ser una muy buena prueba para mí para los 185 libras. Va a ser un gran honor ser el primero en noquear a Dolidze.

—En casi este año sin acción: ¿En qué te preparaste más respecto de tu juego?

—La verdad es que me avisaron con dos semanas de anticipación y no pude hacer los sparrings. No tuve mucho tiempo de preparación pero me siento más que listo para enfrentarme a este adversario.

—Ahora son cuatro los argentinos en UFC. ¿Qué compatriota creés que podría dar ese salto en el futuro?

—El siguiente que podría dar el paso, que está haciendo un trabajo invisible y tiene buen récord, está entrenado y sólo le está faltando la oportunidad, es Juan Da Silva.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba